25 de febrero de 2010

Detrás del hombre que paró un ejercito

Solo cuatro fotógrafos pudieron tomar con sus cámaras la instantánea, del hombre que detuvo una columna de blindados cerca de la plaza de Tian'anmen.

Desde los balcones del Hotel Beijing en la Cháng An Dà Jie, o "Gran Avenida de la Paz Eterna" Jeff Widener de la agencia Associated Press, Charlie Cole para la revista "Newsweek", Stuart Franklin de Magnum, para la revista "Time" y Arthur Tsang Hin Wah para Reuters obtuvieron 4 fotos muy similares de este solitario y desconocido hombre. (Ver imágenes).

Una espectacular escena donde se le puede ver impasible, de pie sosteniendo dos bolsas de la compra una en cada mano, mientras los tanques se le aproximaban lentamente.

Pero el pasado año en el 20 aniversario de la masacre de Tian'anmen, Terril Jones publicó una fotografía inédita en el New York Times' Lens Blog. En ella se puede ver desde otro punto de vista, otro ángulo de tan histórica foto que muestra la valentía de este hombre. Una foto cuyo negativo permaneció durante dos décadas olvidado en un caja.

El hombre convertido en un símbolo ("el hombre del tanque") desapareció entre la multitud empujado por varios civiles, que según algunas fuentes eran en realidad militares sin uniforme.

La identidad del hombre sigue siendo una incógnita aunque se cree que fue fusilado unos pocos meses después de las protestas de Tian'anmen.

Entradas relacionadas:
El viejo soldado y su tanque
Biografía de una mano
Un oasis en la Ruta de la Seda
Soldados chinos disfrazados como monjes tibetanos
"El mayor cementerio del mundo"
La increíble historia de el hombre que vivió 250 años
08/08/08
Funeral de papel
Enterrado vivo se salva por la meditación
Pasar por la vida dejando huella
Quemarse a lo bonzo
Los ¨Monjes Maratón¨ del Monte Hiei
El maestro nazi del Dalai Lama

5 comentarios:

Bovolo dijo...

Muy buen descubrimiento!!

ciclerepairman dijo...

hay que tenerlos cuadrados para plantarse delante del ejército tu solito sin nadie que te apoye, un gran ejemplo de cómo no perder nunca la dignidad

Monika dijo...

Yo era muy pequeña cuando vi esto, me emocioné hasta las lágrimas, entendí realmente el valor de la libertad que nosotros tenemos día adía, lo valiosa de la democracia, y me dio impotencia, no poder ayudar a ese hombre, que Dios lo ampare.

Max Birrax dijo...

Mirando a la pared que está a la izquierda de mi escritorio puedo ver esta fotografía, siempre me ha admirado la valentía de ese hombre.

Lo de que fue fusilado yo también lo he oído, y que la misma suerte corrió el oficial que comandaba la columna de tanques, me gustaría que fuera tan sólo una leyenda urbana. Saludos,

eLzO dijo...

Muchas gracias, pero que lectores tengo, lo mejor de lo mejor

Ciao bambinos