19 de septiembre de 2014

Espectacular aurora polar en tiempo real

Subtormenta auroral sobre Yellowknife  Foto Kwon, O Chul APOD.


Impresionantes imágenes de una subtormenta auroral en el pueblo de las auroras (Aurora Village), situado en Yellowknife la única ciudad de los Territorios del Noroeste de Canadá. Lugar ideado para disfrutar de las luces del norte.


Vídeo del astrofotógrafo coreano Kwon O Chul filmado en tiempo real y que muestra este tipo de aurora polar de mayor intensidad, tamaño y duración que las auroras habituales. Imágenes donde se aprecia el color verdadero y el movimiento real. (Ver comparativa con mismo video en timelapse)

Un espectacular fenómeno que se produce durante las tormentas magnetosféricas y en los que se puede ver al cielo bailar en una danza hipnótica.

Una función que tras una explosión final termina de golpe y uno se pregunta si lo que ha visto es real o sólo una leyenda de alguna de las tribus nativas del norte de Canadá: Tłįchǫ (costillas de perro), los dene suliné (pieles puntiagudas) o de los etchaottine (gente de las rocas).

Entradas relacionadas en Meridianos:
El gran espectáculo natural de las auroras boreales
Un cometa entre fuegos artificiales y relámpagos
Luces celestiales
Catatumbo el relámpago perpetuo
Auroras boreales, llamaradas en el cielo
Nuestra Tierra
El hecho más asombroso
24,2 gigavatios de aurora boreal
La noche de los dos fenómenos naturales celestes

18 de septiembre de 2014

La ingeniosa forma de como Federico II el Grande popularizó el cultivo de la patata

Originaria de Suramérica, la patata llegó a España hacia 1535 y de aquí pasó a Flandes, Italia, Suiza, Irlanda y Alemania.

Al principio, fue utilizada como planta ornamental por sus flores y rechazada para el consumo ya que se la consideraba venenosa. En Francia incluso se prohibió su cultivo creyendo que causaba la lepra.

Los alemanes fueron los primeros grandes comedores de patata y todo gracias a Federico II el Grande. Rey que durante una gran hambruna, trató por todos los medios que los campesinos cultivasen esta solanácea como alimento alternativo a los cereales.

En un principio fracasó debido a la desconfianza de los agricultores. Estaban convencidos de que la patata causaba lepra y otras enfermedades de la piel y por eso rechazaban su siembra. Fue entonces cuando el monarca el 24 de marzo de 1756, publicó un edicto real que ordenaba el cultivo obligatorio de la patata, incluso bajo pena de muerte para aquel que no lo hiciera. Aún así la humilde patata seguía sin gustar a los prusianos.

Cuadro pintado por Robert Warthmüller donde se ve a Federico II. supervisando el cultivo de la patata. 


Se dice que harto del rechazo patatero, y de ver como con leyes y amenazas no conseguía su propósito, Federico II cambió de estrategia. Y de manera ingeniosa prohibió el cultivo y declaró al tubérculo de uso exclusivo de la realeza. Ordenó que en los jardines de su palacio en Berlín se plantaran patatas e hizo que soldados las vigilasen, solamente durante el día. El resultado fue que la patata se convirtió en un alimento prohibido y deseado. Los campesinos, como quería el rey, robaron y degustaron esta «manzana de tierra». Poco antes de la muerte del rey, ya había ya muchas tierras por toda Prusia dedicadas a la patata.



Una anécdota mitad leyenda mitad histórica. Lo que si es seguro que Federico II ayudó a la aceptación de la patata por parte del pueblo alemán siendo ahora de los mayores consumidores de patatas en Europa.

La tumba de Federico II el Grande con patatas como ofrenda.


En la actualidad en el Palacio de Sansoucci, en Potsdam, tres siglos después de su reinado se le sigue recordando. En la lapida de su tumba en lugar de flores, la gente deposita patatas. No se trata de ninguna broma: es una tradición que se hace en conmemoración del que se considera el “padre de la patata” en Alemania: el rey prusiano Federico II.


En Francia sin embargo no fue hasta 1785 que la patata se presentó en la alta sociedad. Fue durante una gran recepción, ocurrida en Versalles, donde Antoine Parmentier que había estado cautivo en Prusia trajo un presente al último rey francés Luis XVI.

"Señor, quiero ofreceros un ramo digno de su majestad: la flor de una planta que puede solucionar la alimentación de los franceses”. El rey que ya ha leído sus estudios sobre la patata, tomó el ramo, lo contempló un momento y dijó “Monsieur Parmentier, hombre como vos no pueden recompensarse con dinero. Pero hay una moneda quizá digna de ellos. Dadme la mano y acompañadme a besar a la reina.”
Y de esta manera Parmentier consiguió que se levantara la prohibición del cultivo, promoviendo su consumo. En su campaña para difundir su cultivo como alimento, recurrió a la misma estratagema que Federico II, estrategia que conoció en Prusia mientras estuvo prisionero durante la Guerra de los Siete Años.

Luis XVI le cedió unos terrenos en Sablons y en Grenelle para las plantaciones, las matas cubrían los campos, Parmentier ordenó vigilarlas como si se tratara de auténticos tesoros. Algunos parisinos, intrigados, al igual que habían hecho los prusianos, arrancaron durante la noche las patatas con la complicidad los guardianes.

Desde entonces se ha extendido por todo el mundo y se ha convertido en un alimento básico en muchos países.

Fuentes 1, 2, 3, 4, 5, 6 , 7, 8, 9 y 10

Entradas relacionadas en Meridianos:
¿Fue Santa Teresa de Ávila la inventora de las patatas fritas?
Alimentos de color azul
El Trono de piedra de Carlomagno
La alimentación del futuro
Epigenética ¿Somos lo que comemos?
El zar y el rey de Inglaterra primos idénticos
Nuestro cerebro coliflor
Los Médicos de la Peste
Nueve reyes
Synsepalum dulcificum, la Fruta Milagrosa

El ábside románico que viajó de Segovia a Nueva York

Piedra a piedra el ábside de la Iglesia de San Martín en Fuentidueña, Segovia, fue desmontado y empaquetado. 284 toneladas guardadas en cajas y llevadas en un barco desde el puerto de Bilbao hasta Nueva York.

Las 11.000 cajas con las 36.000 piedras de otro claustro segoviano el de Sacramenia, a su llegada a Florida.

En la isla de Manhattan en una colina con vistas al río Hudson, allí fue montado de nuevo junto con partes de otras cinco abadías medievales francesas, formando el museo conocido como The Cloisters (Los Claustros). Un extraño híbrido, donde ademas se guardan unas cinco mil obras de arte europeas de época medieval.


Pero esto no es el único caso de patrimonio artístico expoliado, la lista de obras de arte español robadas, que hoy se encuentra en museos y colecciones de todo el mundo es inmensa.

Entre las obras más significativas que rapiñaron durante la primera mitad del siglo XX se encuentran: el monasterio de Sacramenia, el monasterio de San Francisco en Cuéllar, el cenobio de Óvila en Trillo (para cuyo transporte se necesitaron 17 barcos), la portada de la Iglesia de San Vicente de Frías, fragmentos del arruinado castillo de Benavente, parte de la reja de la catedral de Valladolid (al precio de una peseta y quince céntimos el kilo), así como gran cantidad de artesonados algunos mudéjares de Teruel (tantos como para cubrir el Bernabeu).

Un pillaje en el que participaron la propia iglesia, políticos, historiadores y funcionarios. Un patrimonio artístico inmenso y excepcional abandonó nuestro país rumbo al mejor postor. Siglos y siglos de historia embalados en cajas para ser exhibidos lejos de su contexto original, la mayor parte de las veces en América.

 El magnate William Randolph Hearst, el mayor comprador de arte español de su época. Foto Wiki.

Y el mayor artífice de este saqueo fue el magnate William Randolph Hearst, que inspiró a Orson Welles para el personaje de su mítica película Ciudadano Kane. Cuando Hearst buscaba una noticia, llamaba a un fotógrafo y después se inventaba una guerra. Cuando quería llevarse a casa una catedral, el trabajo era mucho más sencillo. Sólo necesitaba llamar a su factótum, Arthur Byne, el ladrón de guante blanco que expolio España.

El arquitecto Byne durante los 20 años que vivió en España, desmembró decenas de iglesias, palacios y conventos, que trasladó a Estados Unidos, para que el Ciudadano Kane decorase con los despojos sus delirantes mansiones en Florida y California.


El mayor comprador de arte español de su tiempo, a través de turbias maniobras, no dudó en vulnerar todo tipo de obstáculos legales a fin de satisfacer su insaciable apetito coleccionista. Calificado por José Miguel Merino de Cáceres, Catedrático de Historia de la Arquitectura como: el mayor ejemplo del 'elginismo'. Termino acuñado por Lord Byron para denunciar el saqueo de los mármoles del Partenón por parte del Conde de Elgin.

Fuentes 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7

Entradas relacionadas en Meridianos:
Daghe l'aiga a le corde! (¡Agua a las cuerdas!)
Erik el Belga el mayor ladrón de guante blanco del siglo XX
La Cámara secreta del Monte Rushmore
La Palmera Sagrada de San Baudelio de Berlanga
El trono de cuerno de unicornio del Reino de Dinamarca
Una ciudad egipcia enterrada en el desierto californiano
La ermita de los Judíos', una ermita dentro de una sinagoga
La fuente de mercurio que estuvo junto al Guernica de Picasso
El robo de diamantes más grande de la historia
El Cisne de Plata, un autómata del siglo XVIII
El pasadizo secreto del Vaticano
Un cuadro robado por los nazis en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid
Allí donde mira la Gran Esfinge de Giza
El sepulcro de un bufón en la Catedral de Barcelona
El Trono de piedra de Carlomagno
Un grafiti vikingo en la iglesia de Santa Sofía en Estambul

16 de septiembre de 2014

Carrera contra el Metro de Londres


Vídeo con la carrera de 380 metros (75 escalones y dos barreras de entrada y salida), entre el londinense James Heptonstall y un tren del Metro de Londres. Sprint entre las estaciones de Mansion House y Cannon Street de la linea Circle del suburbano The Tube.


Recorrido que el intrépido corredor consigue realizar en 1 minuto 20 segundos tras sortear a la gente, subir y bajar escaleras, mientras su amigo Noel Carroll que sigue en el vagón grabando le espera en la siguiente estación. A su llegada es recibido con aplausos por los sorprendidos pasajeros.




Una hazaña digna de una apuesta de excéntricos británicos que han demostrado que se le puede vencer al tren subterráneo metropolitano. Y es que en el mismo día el 12 de julio también consiguieron ganar al Underground, pero esta vez en una carrera de resistencia. En un trayecto de 5 kilómetros entre las estaciones de Moorgate y la del Parque de St. James separadas por 10 paradas.



Entradas relacionadas en Meridianos:
La Ciudad de Londres no es la ciudad llamada Londres
El tren relativo de Einstein
Los sonidos del Metro de Nueva York
¿Por qué los Jamaicanos corren tan rápido?
Miles de personas enseñando el culo (Mooning Amtrak)
La estación fantasma convertida en museo
El túnel de los árboles
El secreto de la felicidad está en tus pies
Un viaje en el Metro de Moscú
Usain Bolt contra un guepardo

9 de septiembre de 2014

Este vídeo va a doler



Gran vídeo que va a doler del canal de YouTube C.G.P Grey, donde nos explican de manera muy didáctica y con fino sentido del humor el efecto nocebo. Con ejemplos como la hipersensibilidad electromagnética o intolerancia ambiental idiopática atribuida a campos electromagnéticos y el síndrome de la turbina eólica.

Mostrando que el efecto nocebo hace que nuestras creencias sobre cosas indoloras puede convertirlas en dolorosas.

Entradas relacionadas en Meridianos:
Renoir el impresionista que pintó desde el dolor
Experimentos de control mental
Mark Hawthorne, el filósofo del odio
La rata topo desnuda, extraña criatura inmune al dolor
El secreto de la felicidad está en tus pies
Cuéntame tu obsesión
"El Coeficiente de Optimismo" de Emilio Duró