25 de septiembre de 2014

La Ruta del Cares grabada desde un drone


Espectaculares imágenes captadas desde un drone (cuadricóptero DJI Phantom) en la Ruta del Cares, en el Parque Nacional de los Picos de Europa, una de las rutas de senderismo más impresionantes que se puede hacer en toda Europa.


Un vídeo que muestra parte de esta imponente vereda que discurre junto al desfiladero de La Garganta Divina del río Cares. Se puede ver además la pasarela en la zona conocida como "La Madama de la Huertona", una de las paredes verticales que tuvo que ser restaurada tras el desprendimiento en abril de 2012 que hizo desaparecer parte de la senda.

Con casi medio millón de visitantes al año la Ruta del Cares es un increíble camino que trascurre entre las localidades de Caín (León) y Poncebos (Asturias), en un trayecto de 12 kilómetros de distancia. Senda que se abrió entre 1945 y 1950 excavada en la roca y que se utilizaba para el mantenimiento del canal de la central hidroeléctrica.



Un camino que se puede hacer de ida y vuelta (24 km en total) o bien contratando un transporte organizado en algún pueblo de la zona: Cangas de Onís, Arenas de Cabrales, Llanes... Transportes que te llevarán a Caín y te recogerán al finalizar la ruta en Poncebos. Así de esta manera solo tendrás que hacer el camino una sola vez en un solo sentido y no ida y vuelta.


Otra manera habitual es ir en dos grupos y que cada uno empiece en un sitio diferente y a mitad de camino intercambiar las llaves del coche y es que la distancia por carretera entre estos pueblos es de más de 100 kilómetros en un viaje de dos horas.


Una ruta de trekking, muy recomendable y bastante accesible, aunque no hay que olvidar que es una ruta de montaña y suelen haber desprendimientos. Sencilla y en su mayor parte llana (solo hay dos kilómetros de pronunciada cuesta) la Ruta del Cares es sin duda una senda que debes realizar si visitas esta zona entre Asturias y León.

+Información: 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7  Vídeos de la Ruta del Cares 1 y 2

Entradas relacionadas en Meridianos:
Un paseo por el camino de tablas del Monte Hua 华山
Caminito del Rey
Gocta, la catarata secreta
Águila fotografiada por un drone
Haiku, la escalera al cielo
Como ser el primero en la cima del Machu Picchu
Una cabaña en el Matterhorn
Sobrevolando con un drone las Cataratas del Niágara
Un paseo bajo el agua
El hombre que descendió esquiando el Everest
"La Senda del Pensamiento" de Darwin

Estampida en el Cretácico, la escena que inspiró a Steven Spielberg

 Steven Spielberg se inspiró en Lark Quarry para recrear la estampida de Jurassic Park.
Hace unos 95 millones de años, una manada de 180 dinosaurios bípedos, algunos tan pequeños como pollos y otros del tamaño de una avestruz, se acercaron a beber a la orilla de un lago situado en lo que hoy es un lugar remoto al sur de Queensland en Australia.

Y mientras estaban en el abrevadero, tal vez por la presencia de un gran depredador, la manada asustada huyo rápidamente. Al hacerlo, dejaron huellas en el barro que luego quedaron sepultadas bajo arena y limo y durante miles de milenios el sedimento que cubrió las huellas se comprimió transformándose en roca sólida.



Y tan solo hace cincuenta años, el lugar con las huellas fosilizadas fue descubierto por el director de una emisora ​​de radio cercana mientras buscaba ópalos.

Hoy en día estas 4.000 huellas de dinosaurios en un área de 210 m² se guardan dentro de un edificio en Lark Quarry.

Icnitas de cientos de animales prehistóricos que huyen a través del lodo en la única estampida de dinosaurios conocida por el hombre. Una gran historia, que a Steven Spielberg le gustó tanto que se convirtió en una de las escenas de su película Jurassic Park.

Pero, ¿qué sucedió realmente?. En este documental se intenta dar respuesta a esta antigua novela policíaca y así poder adquirir nuevos conocimientos sobre el comportamiento de los dinosaurios


Entradas relacionadas en Meridianos:
Cómo convertir un pollo en un dinosaurio
Estampida de esqueletos en el museo
"La Senda del Pensamiento" de Darwin
Cómo las flores cambiaron el mundo
Los seres vivos más antiguos del planeta
La primera broma fósil
Tras las huellas del gigante Diprotodon
Un mini museo en tu escritorio
La Familia Sagrada a lomos de un dinosaurio

La vida se ve muy diferente a través de una máquina de resonancia magnética


Una imagen por resonancia magnética (IRM), es una técnica no invasiva que utiliza el fenómeno de la resonancia magnética nuclear para obtener información sobre la estructura y composición del cuerpo a analizar. Una información que es procesada y transformada en imágenes en movimiento del interior de lo analizado.

En este espectacular vídeo se puede ver una muestra de este tipo de imágenes del cuerpo humano en acción. El latido de un corazón, respirar, beber, defecar, tocar la trompa, hablar, besar o tener relaciones sexuales se ven de muy distinta manera a través de una máquina de resonancia magnética.

Vía Devour

Entradas relacionadas en Meridianos:
Música clandestina grabada en radiografías de rayos X
Radiografía de una foto
"Mi nombre es Sigmund Freud"
Mary Tifoidea: La mujer más peligrosa de América
Los Médicos de la Peste
Una mañana de trabajo
¿Podemos matar de hambre el cáncer?
La alimentación del futuro
Experimentos de control mental
Epigenética ¿Somos lo que comemos?
Esto no es un abanico
Los niños verdes de Stávropol
El primer electrocardiograma
10 cosas que no sabías del orgasmo

22 de septiembre de 2014

Un chico llamado Sue, la historia de una venganza hecha canción


Esta es la historia de un chico de nombre Sue, una dura vida cantada al estilo del talking blues (blues hablado) por el gran Johnny Cash, frente a los presos de la Prisión Estatal de San Quentin en California.

Maravillosa canción escrita por el poeta y escritor Shel Silverstein, que cuenta la búsqueda de un joven para vengarse de su padre que lo abandonó a los 3 años de edad y le dejó como única herencia, una vieja guitarra, una botella vacía de licor y su nombre Sue.


Sue odia su nombre ya que es un nombre femenino por lo que sufre la burla y el acoso de todo el mundo. Debido a esto, crece peleándose y odiando al hombre que le bautizo Sue. 

Enfurecido por la vergüenza y el abuso que sufre en su vida, jura encontrar y matar a su padre por haberle dado ese horrible nombre.

Johnny Cash la canto en la cárcel de San Quentin en un concierto memorable el 24 de febrero de 1969. En su autobiografía Cash dice que cuando se puso ante los expectantes reclusos no se sabía la letra ya que la acababa de recibir y tan sólo había podido leerla un par de veces y ensayado por primera vez la noche anterior. 


Por eso con gran arrojo puso en el atril los folios con el texto, y en una conversación rítmica con el acompañamiento de una melodía que utiliza el mismo patrón de los tres acordes típicos del blues, The Man in Black dejó asombrado a todo el publico recluso. Los presos entusiasmados se miraban unos a otros mientras se reían a carcajadas con la historia del pobre Sue, aplaudían entregados ante Johnny. El concierto fue todo un éxito inesperado grabado para la televisión y se convirtió en el famoso disco At San Quentin.

El juez Sue Hicks. Foto Wiki.
La canción fue inspirada por el humorista Jean Shepherd, amigo cercano de Shel Silverstein, al cual en el colegio los niños se burlaban de él por que su nombre sonaba femenino. El título también pudo haber sido inspirada por el juez Sue Kerr Hicks, cuyo nombre le fue dado en recuerdo de su madre que murió después del parto. Pero el resto de la letra tenía poco que ver con su propia vida. El juez Hicks no lo consideraba una fuente de burla y contaba que era una ironía del destino que habiendo juzgado más de 800 asesinatos y otro miles de casos, era más conocido por su nombre.

En deuda con el juez, Johnny Cash le envió dos discos, junto con dos fotografías autografiadas.

Años mas tarde el letrista escribió una secuela de esta canción titulada: El padre de un niño llamado Sue, que es la misma historia, pero contada desde el punto de vista del padre.

Vía 1, 2, 3, 4 y 5

Entradas relacionadas en Meridianos:
El dedo de Johnny Cash
40 años cruzando el paso de cebra de Abbey Road
Lucy in the Sky with Diamonds
Morrison Hotel historia de una portada mítica
The Rolling Stones Rock & Roll Circus, el concierto olvidado
El encuentro en un árbol de Bob Marley y Michael Jackson
La mejor fotografía de la historia del rock
"Bésame el culo" en si bemol mayor
Moondog, el vikingo de la Sexta Avenida
Dizzy Gillespie el músico de jazz que quiso ser presidente de los EE UU
La historia del Rock & Roll
Yoko Ono en el festival Glastonbury 2014, una de las peores actuaciones en vivo que jamás haya visto
Las últimas letras del rey lagarto
"La flauta de la vergüenza" castigo por mala maestría musical
Elvis Presley y su primera guitarra
El poder de la escala pentatónica
El día que John Lennon se encontró con un hippie
Janis Joplin: The Way She Was
Losing My Religion
'Bésame mucho' la canción en español más cantada
Melolagnia, la excitación sexual provocada por la música

20 de septiembre de 2014

Un paseo por el camino de tablas del Monte Hua 华山




El Monte Hua (chino tradicional: 華山, chino simplificado: 华山) literalmente, Monte del Esplendor es una de las Cinco Grandes Montañas sagradas del taoísmo. Un lugar de peregrinaje por encima de un mar de nubes, situado en la provincia china de Shaanxi y que ya desde el siglo II alberga varios templos y santuarios taoístas.

¿Qué camino elegir?.
Lugar de retiro para ermitaños, de muy difícil acceso y al que sólo lograban llegar los que tenían la suficiente fuerza de voluntad, o aquellos que habían encontrado "el camino". También era un sitio de peregrinación para quienes buscaban la inmortalidad o para médicos tradicionales que buscaban plantas medicinales cuyo poder residía en pertenecer a este lugar.


En la década de los 90 la accesibilidad de la montaña mejoró con la instalación del teleférico, lo que disparó el número de visitas, llegando a masificarse. Y a pesar de las medidas de seguridad introducidas: como cerrar las vías más escarpadas, la construcción de nuevas escaleras de piedra, barandillas y caminos más amplios, seguían produciéndose numerosas muertes por caídas.


En la actualidad las autoridades locales han abierto nuevas pistas, y han creado rutas de una sola dirección en las partes más difíciles. También han limitado el número de turistas para evitar multitudes de tal forma que ahora se puede subir sin excesivo peligro.

El pabellón de ajedrez, lugar de la famosa partida de ajedrez entre el monje Chen tuan, que ganó al emperador Song Taizu toda la montaña pasando a ser propiedad de los taoístas. Hasta principios del siglo XX  el pequeño templo poseía un tablero de ajedrez con las piezas colocadas tal y como estaban al final de aquella famosa competición.


Aún así la ruta del monte Hua sigue considerándose la más peligrosa del mundo. Y es que este camino junto al precipicio, es una ruta de trekking muy transitada y en numerosas ocasiones por gente inexperta.



Para alcanzar el Pico Norte, hay que subir numerosos escalones (unos diez mil) tallados en la roca. Aunque no se requiere ninguna técnica de escalada, la caminata tiene subidas muy empinadas junto a enormes desfiladeros. Subidas por estrechos peldaños en la piedra en los que apenas cabe el pie, por un camino hasta la cima casi vertical, sumamente peligroso cuando hay muchos peregrinos y sobre todo si además hay hielo y agua.



Y cuando piensas ingenuamente que has dejado atrás lo más duro de la escarpada ruta, te encuentras con unos empinados peldaños que ascienden por un desfiladero con un ángulo de 90 grados. Se trata de la "garganta de los cien escalones". No acaban ahí los sustos: un poco más adelante hay que atravesar el "puente de los dos inmortales", y luego el "entrecejo del mono" para alcanzar el paso "subiendo a la escalera del paraíso".


A ambos lados de los pasos traidores hay cadenas, que son la única medida de seguridad disponible para los intrépidos escaladores. Cerca de la cumbre hay una inscripción en una roca que dice: “Todo aquel que sobrepase este punto se convertirá en medio inmortal”.




Una idea de la dificultad de la ascensión la muestra el hecho de que durante la Revolución Cultural, los Guardias Rojos que intentaron destruir todos los templos taoístas sólo consiguieran derrumbar los situados en la parte inferior. Sin embargo, la prueba de resistencia física que supone el ascenso a Hua Shan no detiene a aquellos que desean disfrutar de este magnífico escenario de picos y precipicios verticales, cascadas, manantiales y pinos venerables.


Y al final en uno de los picos existe un tramo todavía más peligroso. Con un sencillo arnés (obligatorio desde el año 2005), se baja por una escalera de varillas de acero clavadas en una grieta en la roca, y se camina sobre tablones de un pie de ancho al borde de un acantilado de cientos de metros de caída.

A mitad de camino en una imagen sorprendente, hay un amable chino que te ofrece una fotografía de recuerdo. En el recorrido ademas de superar el vértigo deberás sortear a los demás turistas que vienen en sentido contrario.

Todo un paseo solo apto para valientes.


+Info guía de viaje del Monte Hua

Vía 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8

Entradas relacionadas en Meridianos:
Caminito del Rey
Aprender a leer chino... ¡con facilidad!
Alex Honnold el escalador sin red
Haiku, la escalera al cielo
Los tres puentes naturales de Wulon
Escenas de China
Como ser el primero en la cima del Machu Picchu
La increíble historia del hombre que vivió 256 años
Una cabaña en el Matterhorn
Dafen, la ciudad de los copistas
La Senda del Pensamiento de Darwin
'Yee Peng' el festival de los farolillos de papel
Gocta, la catarata secreta