3 de noviembre de 2010

La servilleta de Picasso

París principios del siglo XX, Pablo Picasso y su grupo de amigos conocidos como 'La bande à Picasso', se reúnen en un restaurante. Son los poetas Jean Cocteau, Guillaume Apolinaire, Max Jacob, André Salmon, los pintores "El aduanero Rousseau", Georges Braque y Juan Gris, artistas que vivían o frecuentaban Le Bateau-Lavoir, un hostal sin baño en el barrio de Montmartre que se convirtió en una comuna, cantera del arte moderno.


Todos habían venido al París bohemio en busca del sueño artístico y la fama. 'La Ciudad de La Luz' (la Ville lumière) en esa época es el lugar de peregrinación de artistas de todo el mundo.

No se sabe muy bien el lugar, ni la fecha exacta de esta anécdota; pudo haber sucedido en el Café La Coupole de Montparnasse, o cuando Picasso vivía en la rue des Grands-Augustins (El taller donde pinto el Guernica), o tal vez cuando Picasso se había trasladado al sur de Francia.

Fue tras el opíparo banquete donde habían bebido y comido hasta la saciedad, mientras comentaban sus últimas conquistas, hablaban de sus cuadros cuando llego la cuenta. En ese momento se hace el silencio, todos miran a Picasso haciéndose los locos. Entonces el genio retira los platos, los cubiertos, botellas y restos de comida del mantel. Toma su pluma y realiza un dibujo en un servilleta, llama a la dueña del restaurante para pagar con el dibujo los gastos, la propietaria se alegra y pide a Picasso que le firme el dibujo. A lo que el pintor malagueño responde: "Estoy pagando el almuerzo, no comprando el restaurante".

+Info: Documental, La servilleta de Picasso

Si te ha gustado puedes votar la entrada en menéame y en bitácoras.

Entradas 'pictóricas' relacionadas en Meridianos:
La fuente de mercurio que estuvo junto al Guernica de Picasso
Estrellas ocultas en un cuadro de van Gogh
Francis Bacon, su última visita al Prado
Vermeer esencial
El enigma de Goya
Lucian Freud, el pintor donde lo feo es bello
'Destino' un cortometraje resultado de la unión de Walt Disney y Salvador Dalí
Un cuadro robado por los nazis en el Museo Thyssen
Hitler y Churchill
Velázquez pintó dos meninas
Dalí y su relación apasionada con la ciencia
La Sala XX
Sol ardiente de junio
Ya no pinto nada

3 comentarios:

Javier Font dijo...

Eso sólo pudo pasar en el Paris de aquellos años, me pregunto que hubiera ocurrido si Picasso hubiese hecho la misma gracia en cualquier tasca española de la época... le hubieran metido el lápiz no se por donde...

Un saludo, gran blog, disfruto mucho leyéndolo

Atenea y Xena dijo...

Ja, ja...
¡Que bueno! ¿Ves?... No soy la única que piensa así...

Ja, ja, ja...
AT.

Un beso guapo.

Manuel CE dijo...

El artículo dice que no se sabe la fecha exacta de la anécdota, entonces la imagen de la servilleta no es legítima o relacionada pues tiene la fecha.
Saludos.