18 de agosto de 2010

Dalí y su relación apasionada con la ciencia

Durante una 'exclusiva' visita nocturna que he realizado al Teatro-Museo de Dalí en su ciudad natal Figueres, quede maravillado ante un lugar grandioso, hiperbólico, surrealista e increíble. Caminando por sus laberínticos pasillos descubrí la verdadera influencia a la hora de crear, su profunda y obsesiva pasión, la ciencia.

'La persistencia de la memoria' o los relojes blandos, el cuadro mas famoso de Salvador Dalí es la mejor representación gráfica de la teoría de la relatividad de Albert Einstein.
Mientras tomaba una copa de cava Castillo de Perelada Rosado en los jardines del museo, el vino espumoso que Dalí ofrecía en su casa a los invitados, me reencontré con el genio que quiso unir arte y ciencia, pintura y matemáticas. Y es que en su enorme obra se reflejan los principales avances científicos del siglo XX: el psicoanálisis, la teoría de la relatividad, la fisión del átomo, la mecánica cuántica, el descubrimiento del ADN...

Tan importante es esta influencia que incluso su peculiar firma está directamente relacionada con una imagen científica.

La corona liquida que Dalí dibuja sobre su rubrica, es idéntica a la fotografía estroboscópica de la caída de una gota de leche, realizada por el ingeniero eléctrico Harold Edgerton en 1936.

Y es que hasta su muerte Dalí, estuvo suscrito a numerosas revistas científicas, y leyendo con entusiasmo libros como 'La Historia del tiempo' de Stephen Hawking y 'La teoría de las catástrofes' de René Thorn. Lector ávido, su biblioteca contenía más de cien títulos de publicaciones científicas. Siempre a lo largo de su vida, persiguió el encuentro con científicos de renombre: Sigmund Freud, James D. Watson (codescubridor de la estructura del ADN, premio Nobel 1962), Ilya Prigogine (premio Nobel de Química 1977) y muchos otros.

Fue amigo de numerosos investigadores en física, matemática, biología... científicos que se sorprendían al descubrir que, tras la fachada del excentrico y provocador, había un artista brillante con quien podían mantener un gran diálogo a medio camino entre la ciencia y el arte.

Todo esto se puede ver en este premiadísimo documental, 'Dimensión Dalí' que de manera muy amena y ágil muestra áreas poco conocidas de un personaje tan público. Con cuidada realización el fantástico vídeo me ha reconciliado con el artista histriónico y sobre todo con el genio surrealista:




Si te ha gustado y ha parecido interesante puedes votar la entrada en menéame y en bitácoras.

Entradas relacionadas:
'Destino' un cortometraje resultado de la unión de Walt Disney y Salvador Dalí
La enigmática cena de Einstein en Barcelona
Abrir las tripas del perro andaluz 80 años después
El jardín surrealista
Estrellas ocultas en un cuadro de van Gogh
"Mi nombre es Sigmund Freud"

1 comentario:

Aliorrala18 dijo...

=D ya estoy botando!! excelente entrada, saludos! =D