21 de junio de 2008

Solsticio de verano en Zugarramurdi, La Catedral del Diablo

Imagen de National Geographic.

Cada año se reunen miles de personas en una cueva en Zugarramurdi, Navarra (España), para celebrar el solsticio de verano.

La cueva no tiene sistema de iluminación eléctrica y la luz proviene de antorchas encendidas. El solsticio de verano tiene una mística y religiosa importancia para algunas personas y para muchos es un simple motivo de celebración.

Es muy conocida, también se la llama de los Aquelarres o Cueva de las brujas. El arroyo Olabidea, conocido como arroyo del infierno ("infernuko erreka"), al atravesar la roca caliza ha excavado una serie de cuevas en distintos niveles, de las cuales la mayor forma un gran túnel de 100 m de largo, por 20 m de ancho y 30 m de alto.

Estas cuevas son famosas por haber acogido durante la Edad Media reuniones de brujas o aquelarres. En estas celebraciones los cohortes de brujas solían venerar un macho cabrío negro, que tras horas de cánticos y ofrendas orgiásticas podrían abrir un portal infernal en el centro del campo o cocechal para ofrendar culto y consulta a Satán , con el fin de obtener riquezas y poderes sobrenaturales.

Estos rituales dieron lugar a un importante proceso de la Inquisición en el siglo XVII en Logroño, que condujo a la hoguera y a la cárcel a numerosas personas de los alrededores.

En total, 31 personas serían condenadas y otras 18, absueltas. De entre las primeras, siete fueron relajadas en persona, o sea, quemadas vivas. Algunos de los condenados a morir en la hoguera lo hicieron, pero no en la hoguera, sino en lóbregas cárceles de la Inquisición mientras esperaban la resolución del proceso. Pero no bastó con eso.

El arroyo que atraviesa la cueva de Zugarramurdi.

El Santo Oficio, que como bien es sabido se las traía en cuestión de animaladas y morbo a raudales, practicó su vudú particular y relajó en efigie a estos reos fallecidos. Es decir, que sus restos mortales fueron sacados de la tumba y quemados en la hoguera purificadora. A otros acusados, a los que se habían mostrado más colaboradores durante los interrogatorios y las torturas, se les permitió reconciliarse y fueron condenados sólo a penas de cadena perpetua, destierro, confiscación de bienes o a la llamada Abjuración de Levi, consistente en desdecirse de su amor a Satán y regresar a la fe católica.

En estos días se celebra el solsticio de verano, el día mas largo del año con una fiesta de culto al fuego y en las fiestas de agosto una "bacanal" gastronómica o "zikiro-jate"una comida popular a la que asisten 800 personas y en la que se sirve cordero asado en estacas.

Se dice que la palabra "akelarre" viene del prado que está al lado de una de las pequeñas cuevas de Zugarramurdi, que era donde se celebraban las reuniones de las brujas. La palabra "Akelarre" significa "prado del cabrón". Y así le llamaban los asistentes a las reuniones de las cuevas a este prado ya que en él pastaba un gran cabrón, el cual decían que se transformaba en persona cuando se reunían las brujas. O sea, que según la leyenda, este cabrón era el mismísimo diablo. De ahí que Zugarramurdi reciba el sobrenombre de la Catedral del Diablo.

Celebración del Día de la Bruja (Sorginaren eguna ) en Zugarramurdi:



Vídeo: Zugarramurdi, Aldea de Brujas

Vía 1, 2, 3 y 4

Entradas a otras lugares:
La cueva azul
El túnel secreto de las cataratas del Niágara
La Cueva de los Cristales
La Cámara secreta del Monte Rushmore
Imágenes para una calurosa noche de verano
El pasadizo secreto del Vaticano
Craco, el pueblo fantasma
La Gruta de Fingal
El Sótano de las Golondrinas
El Túnel de Sarajevo
Teufelsberg, La Montaña del Diablo
Wasteland, la fiesta de todas las fiestas
La luna del Solsticio
La bóveda del fin del mundo
Epidauro, el teatro del mundo
La puerta al inframundo maya
El Codex Gigas o la Biblia del Diablo