14 de julio de 2007

La bóveda del fin del mundo


En un remoto lugar cerca del Polo Norte, se ha colocado la primera piedra de la construcción de un curioso lugar.

La Svalbard International Seed Vault (SISV), también conocida como la "bóveda del fin del mundo" , esta diseñada para guardar muestra de todas las variedades de semillas conocidas por el hombre.



La bóveda ártica será construida dentro de la montaña congelada.

Se espera que, la "bóveda del juicio final" contenga unos tres millones de muestras de semillas procedentes de todo el mundo.

Quedarán almacenadas en las profundidades de una montaña ártica, empaquetadas en aluminio, rodeadas por muros de un metro de ancho. La bóveda contará con un túnel de 120 metros de profundidad, excavado en la roca . Incluso si todos los sistemas de refrigeración fallaran, dicen los científicos, la temperatura en la montaña nunca superaría la temperatura de congelamiento debido al permafrost, la capa de hielo perpetua de la región.

En cuanto a las medidas de seguridad, la instalación está dotada de una puerta acorazada y un cercado de perímetro, y contará con la presencia de autoridades noruegas.


Sus responsables citan también la ubicación remota de la instalación, los inviernos increíblemente fríos, los bancos de hielo e incluso la agresividad de los osos polares hacia los seres humanos como medidas de seguridad adicionales.

Interior del banco de semillas de Svalbard. Foto del Ministerio de Agricultura de Noruega.

Con temperaturas de menos 18º Centígrados, las semillas podrían durar cientos o incluso miles de años.

El proyecto se construye en Spitsbergen una de las remotas islas Svalbard al norte de Noruega, a unos 1.000 kilómetros del Polo Norte.

Los responsables de este "Arca de Noe" para semillas,son el gobierno noruego y el Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos (FMDC), una ONG sin ánimo de lucro impulsada por organismos internacionales como la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), esperan finalizar su construcción para septiembre de 2007, y tenerla operativa para el invierno de 2008.


Las muestras, conservadas en "cajas negras" de aluminio herméticas, sólo se pondrán en circulación en caso de que todas las fuentes de semillas hayan sido destruidas o agotadas.