22 de julio de 2008

La enigmática cena de Einstein en Barcelona


El 28 de febrero de 1923, Albert Einstein asistió a una cena que celebraron en su honor científicos, políticos y diplomáticos en Barcelona.

Recepción oficial en honor de Albert Einstein en el Ayuntamiento de Barcelona. 1923. 
Una cena copiosa y bien regada para un genio frugal que aquellos días visitaba España de conferencia en conferencia. En su diario, Einstein anotaría después la amabilidad y calidez que acompañaron aquel viaje, donde también hubo complicidad, buen humor y una pizca de misterio. ¿Qué cenaron aquella noche? El menú, escrito con letras góticas en latín relativista -calificaron los periódicos de entonces- escondía un pequeño enigma en cada plato:

Homo platonicus secundum Diogenem cum jure Michelsoniense,
Malum parvum cum Doppler effectu.
Fructus Galilei.
Caffea sobraliensis cum spirituosibus liquoribus et vectoribus tabacalibus.

No era más que una broma simpática de los científicos catalanes que le recibieron en aquella visita. Pero ¿qué significaba todo aquello?.

Dos físicos catalanes, Emma Sallent y Antoni Roca, han seguido las pistas. Primero tradujeron del latín: Hombre platónico según Diógenes con salsa a la Michelson. ¿Y qué? Pues que comieron pollo. Platón definió el hombre como un bípedo sin plumas. El cínico Diógenes, para burlarse, le envió un pollo desplumado. La salsa Michelson es en honor del físico alemán.

Albert y Elsa Einstein, Rafael Campalans y Bernat Lassaleta. Visitando el Monasterio de Poblet, Tarragona, 25 de febrero de 1923.
Un ¡eureka! asaltó a Roca cuando trataba de adivinar qué había tras el café sobraliensis: Sobral fue la población de Brasil donde la expedición británica observó el eclipse de Sol en 1919 para comprobar una de las predicciones de la teoría general de la relatividad, de Einstein. Después del buen café brasileño hubo copa y puro "vectorial". Y puede que los amigos del ilustre profesor mezclaran licores y café para darle a probar el conocido carajillo.

Albert Einstein en Espluga de Francolí, Tarragona, 25 de febrero de 1923.
Cada plato (ocho "sólidos") incluía una referencia a científicos o filósofos y a teorías científicas relacionadas con el ilustre invitado: Habas a la Lorentz transformadas a la catalana, faisán plateado a la Minkowski en cuatro dimensiones, helado continuo euclídeo.

Entre los "líquidos" había jerez inercial, Champagne Codorniu relativista que reflecta la luz, vinos gravitatorios y manzana pequeña con efecto Doppler. ¿Una manzana entre los líquidos? Los investigadores interpretan que se referían a la sidra.

Menú de la cena ofrecida por Rafael Campalans en honor de Albert Einstein la noche del 28 de febrero de 1923. Firmado por Albert Einstein. Fondo Esteban Terradas del Institut d'Estudis Catalans, Barcelona
Por último, en el menú se informaba sobre el tiempo y el espacio de la cena. El espacio fue, ya se ha dicho, la casa de Campalans, en la calle de Roselló, 118. Averiguar el tiempo les ha dado más dolor de cabeza a los investigadores, entre otras cosas porque se citaban las segundas calendas de marzo, una fecha equivocada: "Eso correspondería al 28 de febrero y sabemos que fue el 27", explican Sallent y Roca. Y se hablaba del año 44 de la era einsteniana. "El 14 de marzo Einstein tenía que cumplir 44 años, por lo tanto, se acababa el año 44 de su era".

Fuentes:Sopar a Barcelona en honor d’Albert EinsteinEl PaísLa cena 'Relativista' de Barcelona (1923), Einstein en España, Einstein y los Españoles: ciencia y sociedad en la España de entreguerras y Einstein en España (Residencia).