17 de agosto de 2013

Las 883 pesetas que el Ayuntamiento de Barcelona regaló a Einstein

Obsequio ofrecido al profesor Albert Einstein en la Casa Consistorial, 1923. AMCB. Fondo Ayuntamiento de Barcelona B101 Actos protocolarios, expediente núm. 2041923 (Dossier completo)

Viernes 23 de febrero de 1923 Albert Einstein llega a Barcelona pero nadie va a recibirle a la estación de tren. Nadie le espera, ya que el científico no ha tenido tiempo de telegrafiar para anunciar el día y la hora de su llegada.

Einstein viene invitado por el ingeniero y matemático Esteve Terradas. Durante seis días visita la ciudad, asiste a una enigmática cena y da tres conferencias.

Antiguo Hotel Colón junto a la plaza Cataluña donde se alojó Einstein.
Einstein y su segunda  mujer Elsa se alojan en el ya desaparecido Hotel Colón. La factura de las comidas y la estancia corre por cuenta del Ayuntamiento de Barcelona. Las 883 pesetas mejor gastadas por el consistorio barcelonés. Una factura que incluye también cuatro centros de flores e incluso las propinas.

Un obsequio que la corporación hace a Einstein como reconocimiento a su labor científica.

Sábado 24 de febrero, a las siete de la tarde pronuncia la primera de sus conferencias sobre la relatividad restringida en la Sala de Sesiones del Palacio de la Diputación.



Tres días después el martes 27 el Salón del Consejo de Ciento, acoge la solemne recepción que el Ayuntamiento de Barcelona ofrece a Einstein. El alcalde accidental Enric Maynés, declara al científico huésped ilustre, destaca su figura científica así como su compromiso ético y pacifista. Por su parte, Einstein aprovecha el acto para reivindicar la comunidad científica en su conjunto.

1 de marzo, tras seis intensos días, esta vez si, Einstein es despedido con toda la solemnidad que merece. En la Estación de Francia toma el tren dirección Zaragoza allí es acompañado por, entre otros, el cónsul de Alemania, Ulrich von Hassell (años después un miembro activo contra el nazismo) y Enric Maynés el alcalde sustituto de la ciudad.


Einstein anota en su diario: "Estancia en Barcelona. Mucho cansancio, pero gente muy amable (TerradasCampalans, Lana, la hija de Tirpitz), canciones populares, baile y comida. Ha sido agradable."

Entradas relacionadas en Meridianos:
El tren relativo de Einstein
Las ondas cerebrales de Albert Einstein
El Dios de Albert Einstein
El sepulcro de un bufón en la Catedral de Barcelona
La enigmática cena de Einstein en Barcelona
Un mensaje para dentro de 5000 años
Las notas escolares de Albert Einstein

1 comentario:

Javier dijo...

¡A un extranjero! Le pagaron a un extranjero. Sólo hubiera faltado que se hubiese puesto enfermo y no le hubiesen cobrado el hospital.
Vienen de fuera a quitarnos el trabajo y encima les pagamos los gastos. Bien lo sabe la bocazas esa que repartía propaganda del PP contra los inmigrantes; y que a pesar de que la xenofobia es un delito sigue libre y cobrando 300 000 euros al año, sí hombre, Alicia Sánchez Camacho...
Para el que no lo sepa: Si quieres cometer un delito te apuntas al partido que gobierne en un momento dado, cometes el delito, y no te pasa nada.