16 de marzo de 2015

Collar de esclavo romano de 1700 años de antigüedad


Collar de hierro que llevaba colgado del cuello, un esclavo romano de hace 1700 años. Fotografiado en el Museo Nacional Romano, en su ubicación de las ruinas de las termas de Diocleciano.

En el medallón se puede leer la siguiente inscripción en latín, con la típica escritura continua (Scriptio continua): FVGITENEME CVMREVOLV VERISME DM ZONINO ACCIPIS SOLIDVM,  "He huido. Cógeme. Si me devuelves a mi dueño Zonino, te recompensará con un sólido" (moneda de oro)".

Collar de hierro de un esclavo romano con la advertencia de devolver el fugitivo a su amo Zonino, con una recompensa de una moneda de oro. Foto Tales From A Tour Guide

Los esclavos romanos que trataban de escapar solían ser marcados en la frente, con la letra F de fugitivus (fugitivo). Cerca de 36 collares han llegado hasta nuestros días.


Los romanos desarrollaron un tráfico de esclavos a escala masiva. Los generales victoriosos en las guerras que Roma condujo por todo el Mediterráneo hacían miles de prisioneros que vendían como esclavos en subastas públicas, a empresarios esclavistas. Éstos llevaban contingentes de esclavos a Roma y otras ciudades, donde los compraban los ciudadanos, no sólo los ricos. Se calcula que al final de la República los esclavos constituían un tercio de la población.

En el derecho romano de la República, los esclavos tenían la misma consideración que los animales de labor: eran propiedad absoluta de su dueño, que podía venderlos, castigarlos e incluso matarlos sin rendir cuentas a nadie. Los esclavos no podían tener propiedad ni formar una familia legal, aunque se permitía la cohabitación bajo el nombre de contubernio. Los niños nacidos de estas uniones, llamados vernae, solían recibir mejor trato de sus dueños, que les adjudicaban tareas de confianza.

Mercado de esclavos en Roma” de Jean-Léon Gérôme (1884). Foto Wiki.
El dueño proveía a los esclavos de comida y vestido, ambos reducidos a la mínima expresión: una túnica cada año, y un abrigo y un par de sandalias de madera cada dos años. A cambio, les podía infligir todo tipo de castigos. Las villas tenían una prisión, el ergastulum, donde se mantenía encadenados a los esclavos indisciplinados y se les obligaba a trabajar. Si alguno agredía al amo y escapaba, eran castigados sus compañeros. En una ocasión fueron ejecutados 400, con la excusa de que no habían socorrido a un propietario a quien había asesinado uno de sus esclavos.

Dos esclavos sirven vino a sus amos, mosaico romano del siglo II d,C. de Dougga, Túnez. Foto wiki.

Los esclavos domésticos, comparados con los que trabajaban en el campo, tenían una vida más llevadera. Los ricachones romanos podían tener decenas de ellos, cada uno dedicado a una sola tarea a sus servicio o al de su esposa o hijos: maquilladores, peluqueras, nodrizas, pedagogos, portadores de litera, músicos, lectores... Aún así, consta que a veces a los porteros (ostiarii) se les encadenaba a la puerta como si fueran perros guardianes.

Cuando algún esclavo se escapaba, su dueño ponía todos los medios para recuperar su "propiedad". Contrataba a cazadores de esclavos profesionales y ponía anuncios con la descripción del huido. Si éste era capturado, lo azotaban hasta casi morir y lo condenaban al trabajo en las canteras.

Vía: RedditTales From A Tour GuideHistoria National Geographic - May 2010 (N°77)

Entradas relacionadas en Meridianos:
Daghe l'aiga a le corde! (¡Agua a las cuerdas!)

3 comentarios:

Ganesha dijo...

excelente, desconocia eso, Meridianos realmente es un blog Excelente en un todo.

saludos

Sebastià Giralt dijo...

Sería un detalle reconocer la autoría de las fotos usadas.

Isaac Moreno Gallo dijo...

Estaría mejor que citaras algunas fuentes clásicas en las que te basas para contar todo esto. Porque me temo que buena parte de lo que aquí se dice es falso y sólo alimenta la demonización de aquella civilización.