9 de julio de 2011

"Soy ateo, gracias a Dios." Luis Buñuel

Con esta frase aparentemente contradictoria del celebre director de cine, Buñuel resumía todo su pensamiento. Una visión de la vida pesimista, con grandes dudas sobre la religión. Obsesión que junto con la idea de la muerte mostró en toda sus películas. Reflexiones que dicto para que quedaran escritas en sus memorias Mi último suspiro:

"Imaginemos que el azar no existe y que toda la historia del mundo, hecha bruscamente lógica y comprensible, pudiera resolverse en unas cuantas fórmulas matemáticas. En tal caso, seria necesario creer en Dios, suponer como inevitable la existencia activa de un gran relojero, de un supremo ser organizador.


Pero Dios, que lo puede todo, ¿no habría podido crear por capricho un mundo entregado al azar? No, nos responden los filósofos. El azar no puede ser una creación de Dios, porque es la negación de Dios. Estos dos términos son antinómicos. Se excluyen mutuamente.

Carente de fe (y persuadido de que, como todas las cosas, la fe nace a menudo del azar), no veo cómo salir de este círculo. Por eso es por lo que no entro en él.

Fantástica recopilación de la filmografía del genio universal de Calanda, donde se pueden ver numerosas referencias a la idea de religión que tenía.

La consecuencia que de ello extraigo, para mi propio uso, es muy sencilla: creer y no creer son la misma cosa. Si se me demostrara ahora mismo la luminosa existencia de Dios, ello no cambiaría estrictamente nada en mi comportamiento. Yo no puedo creer que Dios me vigila sin cesar, que se ocupa de mi salud, de mis deseos, de mis errores. No puedo creer, y en cualquier caso no acepto, que pueda castigarme para toda la eternidad.

¿Qué soy yo para él? Nada, una sombra de barro. Mi paso es tan rápido que no deja ninguna huella. Soy un pobre mortal, no cuento ni en el espacio ni en el tiempo. Dios no se ocupa de nosotros. Si existe, es como si no existiese. Razonamiento que antaño resumí en esta fórmula: «Soy ateo, gracias a Dios.» Fórmula que sólo en apariencia es contradictoria."




Si te ha gustado puedes votar la entrada en menéame y en bitácoras.

Entradas relacionadas en Meridianos:
Simón del desierto
Tarantino y su fetichismo por los pies
Abrir las tripas del perro andaluz 80 años después
El Dios de Albert Einstein
Encuentros entre leyendas
Una Navidad diferente
Dalí y su relación apasionada con la ciencia
Las 3 primeras películas de Luis Buñuel
La última broma de Leslie Nielsen
En estos días, Dios es redondo
El verdadero Belén
Los Catadores de Vinagre
La verdad os hará libres

2 comentarios:

Pequeña Parlante... dijo...

Interesante post! acabo de encontrar tu blog, muy grato por cierto =)

Max Birrax dijo...

Pensaba que la frase era de Carrillo... Saludos!