20 de junio de 2011

El Vaticano, un país ecológico

Desde hace un tiempo el Vaticano ha apostado por ser un modelo ecológico. En el estado más pequeño del mundo se recicla, se han instalado 2700 paneles solares, incluso las emisiones de CO2 a la atmósfera se ven compensadas por la compra de un bosque en Hungría.

Diferentes contenedores de basura para reciclar en la Ciudad del Vaticano. Foto BBC.

Ratzinger el 'Papa ecológico' ha convertido la Santa Sede en el primer país de impacto cero a la atmósfera. Unas medidas simbólicas que aparte de perdonar 'los pecados ecológicos' que se hayan podido cometer pueden servir para concienciar a gobiernos de otros países.

Paneles fotovoltaicos sobre el tejado del auditorio Pablo VI, 44 hectáreas que generaran 300.000 kW. Foto BBC.

Y es que desde que en el nuevo catecismo contaminar se considera pecado, la Iglesia a comenzado a tomar medidas que sirvan para preservar el planeta.

4 comentarios:

Orayo dijo...

Si yo tuviera el dinero también me compraría un bosque.

Míkel F. Deltoya dijo...

Pues claro, dinero les sobra.
No me sorprendería que la iglesia comenzase a vender productos ecológicos religiosos.

Diana dijo...

Hostias orgánicas...

memorioso dijo...

Imagino que el desarrollo ecológico de El Vaticano estará supeditado a lo que le rodea, a la muy contaminante ciudad de Roma, así que creo que esto más bien es un brindis al Sol: que el desorden ecológico sea considerado pecado es, cuando menos, irónico comparándolo con la prohibición católica del uso del preservativo, medida, ésta sí, de gran prevención ecológica donde las haya –a menor cantidad de humanos, mayor protección de la naturaleza. No es de extrañar que, como en cualquier otro país, el apoyo a los hábitos ecológicos por parte de las autoridades obedezca a una razón económica, pues ¿acaso la Ciudad del Vaticano es capaz de generar energía por sí misma o más bien está supeditada a Italia, a sus precios e infraestructuras?
En cualquier caso encuentro su entrada muy curiosa, porque legislar en medio ambiente a través de encíclicas y catecismos hasta podría tener su éxito: siempre ha sido más fácil educar en el miedo que en base a la lógica. Por último, le ruego cuide su ortografía, que no por no perder la originalidad temática se olvide de pasar el texto por un corrector. Saludos.