24 de septiembre de 2007

Dos militares muertos en Afganistán

El vehículo en el que viajaban fue alcanzado por una explosión, al parecer de una mina enterrada.
Los expertos del Ejército no descartan que el artefacto fuera detonado a distancia, al haberse encontrado restos de cables en la zona.
Un avión ha partido de la Base de Torrejón (Madrid) para trasladar a España a los heridos y los cadáveres de los dos fallecidos.
Los españoles formaban parte de una patrulla que viajaba en un vehículo BMR, que sí contaba con inibidores de frecuencia, según ha asegurado el ministro, que ha ratificado la confianza y apoyo del Gobierno español a la ISAF.

Germán Pérez Burgos (Badajoz), de 33 años, y Stanley Mera Vera (nacido en Guayaquil, Ecuador), de 20 años, son los dos soldados españoles muertos en Afganistán, según ha informado el ministro de Defensa, José Antonio Alonso en la rueda de prensa que ha ofrecido pasadas las 12.30.

Además, el ministro de Defensa ha confirmado la existencia de otros tres soldados españoles heridos de gravedad "en las piernas" que responden al nombre Rubén López García, Julio Alonso Sanjuán y Oscar Bertoméu y otros tres heridos leves.
Entre estos últimos figuran Carlos Soto García, Carlos Arbelaez Henao y David Ospina Montaño.
El ministro mantiene su comparecencia para este martes en el Congreso, donde pedirá un aumento de la presencia española en el país. El ataque provocó también la muerte de un intérprete de nacionalidad iraní con ellos.

Mas info


Esta noticia me hizo recordar un vídeo donde una patrulla de americanos se salvan por los pelos gracias a que la bomba había sido enterrada bajo la calzada con demasiada profundidad. Han tenido suerte de no sufrir en su propia carne las consecuencias de la guerra.