24 de septiembre de 2007

El gran secreto de IKEA

Ingvar, el joven que conquistó el mundo

Todos asociamos la palabra IKEA a una marca global, con más 200 tiendas de grandes dimensiones que venden muebles y complementos para el hogar en 36 países de Europa, América del Norte, Asia y Oceanía.


Para su fundador, Ingvar Kamprad, la palabra IKEA seguramente resume una trayectoria que inició él mismo (Ingvar), con el apoyo de su familia (Kamprad), pues fue su padre quien estimuló su espíritu emprendedor premiando sus buenas notas con un regalo con el que pudo establecer su propio negocio en la población sueca donde estaba ubicada la granja en la que se crió (Elmtaryd). La población se llama Agunnaryd. Si juntamos estas cuatro iniciales (I, K, E y A) el resultado es la palabra IKEA,


Hoy es una marca global, pero en 1943 sólo era un sueño en la mente de un joven de 17 años que quería vender, a buen precio, todo aquello que la gente pudiera necesitar: bolígrafos, billeteras, marcos, relojes, joyería y medias de nylon…

El modelo de negocio actual es una red de megatiendas que comercializa mueble funcional de diseño y complementos para el hogar a bajo precio.

Planes de expansión muy estudiados
La presencia de IKEA crece en todo el mundo, y principalmente en los tres mayores mercados, Estados Unidos, China, y Rusia, donde está acometiendo importantes planes de expansión en las principales ciudades.

IKEA evalúa los mercados donde pretende implantarse y selecciona emplazamientos en los que puede alcanzar economías de escala. En cada zona, organiza su logística, su administración y su actividad comercial por grupos de tiendas siguiendo criterios de eficiencia. Su plan de expansión contempla también la relocalización y reposicionamiento de las tiendas más antiguas para adaptarlas a las nuevas estrategias de mercado de la compañía.

La apertura de cada tienda IKEA constituye un fenómeno social y económico en la zona de implantación, convirtiéndose en una auténtica locomotora para el comercio ubicado a su alrededor, gracias a su capacidad de atraer grandes flujos de clientes.


Dicho fenómeno se inicia incluso antes de la concesión de la licencia de obras, justo en el momento en el que los medios de comunicación locales anuncian la posible apertura. Es la fase previa de sensibilización social.

Desde varias semanas anteriores a la fecha de apertura, se intensifican las noticias que hablan acerca de la nueva tienda en todos los medios de comunicación de la zona. Paralelamente se inicia una intensa campaña de publicidad en la que se anuncia la inminente llegada de la cadena.

Ikea, ¿Cómo lo hacen?


Unos días antes de la apertura se realiza un simulacro de actividad con los familiares de los empleados. Es una prueba preventiva que permite detectar posibles errores o aspectos que no se han tenido en cuenta. El día de la apertura, y los días siguientes, la afluencia al nuevo centro es masiva, lo que generalmente provoca que las autoridades locales dispongan de dispositivos policiales en previsión de atascos y de otras posibles incidencias en la ciudad. A partir de ese día, IKEA pone a disposición de los ciudadanos autobuses gratuitos para minimizar el impacto en el tráfico y para facilitar el acceso a la tienda. Recientemente la cadena sueca ha inaugurado en Zaragoza su tienda número 11, la más grande de España (29.900 m2, de los cuales 22.800 m2 están dedicados a superficie comercial) y la más moderna de Europa.

  Una empresa socialmente responsable

IKEA tiene más de 105.000 empleados en todo el mundo. Por ello, una de sus grandes preocupaciones es favorecer que el empleado pueda equilibrar su trabajo con su vida personal, lo que redunda en empleados más felices y motivados. Para lograrlo, la empresa ofrece ambiente de trabajo flexible, adecuación de horarios, planes de desarrollo profesional, ayudas al estudio, cobertura médica que incluye a sus parejas e hijos, bajas por maternidad o paternidad más amplias, tiempo para dedicarlo a la adopción de niños, salas de descanso, salas de lactancia, etc… Como consecuencia de la política de recursos humanos y de sus programas en favor del empleado y de la familia, la compañía sueca ha recibido varios premios internacionales. IKEA es, además, una empresa comprometida con su entorno natural y social. Por eso, desde hace años viene desarrollando diversas iniciativas relacionadas con el cuidado y conservación medioambiental, así como programas de colaboración con diversas instituciones benéficas orientadas a proteger a los niños y a sus familias, así como su salud y su educación. Es el caso, por ejemplo, del Fondo Ikea Colabora.