29 de enero de 2015

La historia de los tatuajes



En 1991 encontraron el cadáver de un cazador del Neolítico, que vivió hace más de 5300 años, con 61 tatuajes repartidos por todo su cuerpo. Esta momia conocida como Ötzi, "El Hombre de Hielo" es el cuerpo humano con piel más antiguo que se ha encontrado. Demostrando que la práctica del tatuaje es tan antigua como la historia de la humanidad. En el Antiguo Egipto eran sobre todo las mujeres quienes se tatuaban y tenían funciones protectoras y mágicas. Durante el Imperio Romano estas modificaciones en la piel tenían como objetivo marcar o señalar a los criminales.

El tatuaje de la momia de una princesa siberiana de hace 2500 años.


Personas de todo tipo y condición han "pintado" su cuerpo con diferentes tatuajes. Por ejemplo Thomas Edison llevaba en su brazo cinco puntos simulando un dado, cuando Edison inventó la máquina de tatuajes se dio cuenta que tenía que probarla y se marco.


Parece la última moda, y sin embargo, no lo es, ya a principios de siglo XIX hasta Alfonso XIII viajaba a Gran Bretaña para hacerse tatuajes. Don Juan, padre del rey Juan Carlos, llevaba tatuados dos dragones marinos en sus antebrazos recuerdo de su paso como guardiamarina en la Escuela Naval de la Real Isla de San Fernando. 

Una de la pocas imágenes de Juan de Borbón y Battenberg con los dragones marinos tatuados en sus antebrazos.
Otros monarcas también lucieron tatuajes, como el rey Eduardo VII de Inglaterra que se tatuó durante un viaje a Tierra Santa, una cruz de Jerusalén. El rey Federico IX de Dinamarca, el Kaiser Guillermo II, el rey Alejandro de Yugoslavia, incluso el zar Nicolás II de Rusia, todos tenían tatuajes, muchos de ellos elaborados con sus escudos de armas o la corona de la familia Real.

El rey Federico IX de Dinamarca, luciendo sus tatuajes marineros.
Incluso en su época se rumoreaba que la reina Victoria tenía un pequeño tatuaje de un tigre peleando con una pitón en un lugar intimo.

Los famosos tatuajes de Robert De Niro en 'El Cabo del miedo'.


En la actualidad, el tatuaje esta aceptado socialmente y se ha extendido considerablemente entre toda la población, de tal forma que ahora es raro el joven que no tiene uno. Si tu tienes un tatuaje, eres parte de una rica "historia cultural" que se remonta por lo menos hace 8.000 años:



Entradas relacionadas en Meridianos:
Tatuajes de Charles Darwin
El dolor de muelas que acabó con Miguelón
La historia de los cometas
La historia increíble del lápiz
La ingeniosa forma de como Federico II el Grande popularizó el cultivo de la patata
Corrupción, riqueza y belleza: La historia de la góndola veneciana
Joseph Palmer, perseguido por llevar barba
El zar y el rey de Inglaterra primos idénticos

3 comentarios:

Gons dijo...

Como anécdota te comento que en Japón no suelen permitir el acceso a los Onsen (y no recuerdo si a cualquier baño público) a gente tatuada, pues se asocia a las yakuza. Saludos.

Toni dijo...

"(...) el tatuaje está aceptado socialmente (...), de tal forma que ahora es raro el joven que no tiene uno."

Bueeeeeno, aquí discrepo. En muchos por no decir la mayoría de los trabajos de cara al público (de carácter formal) no se permiten tatuajes visibles. Y en cuanto a los jovenes... Podría contar con los dedos de una mano la gente que conozco que lleve tatuajes.

Documentalium dijo...

Aceptado socialmente hasta cierto punto aunque sea algo cotidiano. En todo caso buen artículo, los hay realmente impresionantes: Los tatuajes más realistas del mundo