8 de agosto de 2013

Arthur Fields, el fotógrafo del puente O'Connell


Conocido como "el hombre en el puente", Arthur Fields se ganaba la vida con su cámara en el puente O'Connell de Dublín, fotografiando a los transeúntes en sus paseos de los quehaceres diarios. 


Vista del puente O'Connell.
Se estima que durante los 50 años que estuvo en el mismo sitio del puente, todos los días del año, pudo hacer 182.500 fotografías.


Como un periodista escribió en su obituario en 1994: "No hay un dublinés o turista que haya paseado por este puente en los últimos cincuenta años que no recuerde al fotógrafo Arthur Fields".

Tomaba fotos a todo aquel que se cruzaba en su camino, después les daba un número en una tarjeta con la dirección de su estudio para que fueran a comprar su retrato. Cuando aparecieron las cámaras instantáneas, Arthur pasó del cuarto oscuro a realizar fotografías con su Polaroid.


Ahora 20 años después de su muerte una productora de cine El Zorrero Films quiere contar su increíble historia. Y para eso deben ganar el concurso Arthur Guiness Projects, organizado por la famosa cerveza irlandesa. Con tu voto en esta web lo pueden conseguir.


Y es que hubo una época donde hacerse una foto era todo un imporatnte ritual único y relevante, útil para señalar y recordar un momento especial. Ahora las fotos son capturas de instantes pasajeros sin ninguna trascendía, que sirven nada mas que para ser añadidas al muro de facebook.

Entradas relacionadas en Meridianos:
Una calle de Nueva York 110 años después
La fotografía trucada de Hitler
En busca de la fotografía perfecta
El puente de Mostar
El callejón más peligroso de la ciudad de Nueva York
La mejor fotografía de la historia del rock
El último puente Inca
La famosa fotografía trucada de Grace Jones
Luces y sombras en los 75 años del puente Golden Gate
Melvin Vaniman, el fotógrafo acróbata
'Tennis Girl', una de las fotos más vendidas de la historia
Los puentes vivos hechos de raíces
La curiosa historia del póster de Farrah Fawcett
Morrison Hotel historia de una portada mítica
Una única fotografía que parecen cuatro imágenes diferentes
La buena suerte de la única fotografía del primer vuelo
Moondog, el vikingo de la Sexta Avenida