17 de septiembre de 2011

El horror tras la puerta

Sharon Tate, embarazada de ocho meses y cansada de las infidelidades de su marido el director de cine Roman Polanski, pasaba la calurosa noche del 9 agosto de 1969 junto a unos amigos en su mansión situada en el 10050 de Cielo Drive en Los Ángeles.

Pero la tranquila velada, en la villa donde nunca se cerraban las puertas se ve interrumpida durante la madrugada cuando en la casa entran miembros de "La Familia Manson" armados con cuerdas, cuchillos, una pistola y un rifle:


Tras las horribles muertes, a la mañana siguiente los cuerpos fueron encontrados por el ama de llaves de Tate. Días después la revista LIFE dedicó un extenso artículo con una entrevista a Polanski sobre los asesinatos y con imágenes de la escena de los crímenes.

En una de esas fotografías de la revista se podía ver sentado al horrorizado director junto la puerta y como pareciendo pedir explicaciones de lo que había sucedido en el interior. Escrito con sangre se puede leer "PIG" (cerdo), una de las palabras de las que los asesinos habían dejado repartidas por toda la vivienda.

En el artículo también se puede ver a Polanski en el salón donde murieron Tate y Sebring. Esto fue muy criticado, aunque Polanski lo hizo con la intención de saber quienes eran los responsables y quería con ello también impresionar a los lectores de la revista con la esperanza de que alguien pudiese ayudar en la investigación.

Toda esta tremenda historia puedes verla en la película de 2004 "Helter Skelter". Film que cuenta de manera muy realista los hechos de hace 42 años. El título hace referencia a una canción de los Beatles (Helter Skelter) y que Manson interpreto diciendo que "Helter Skelter" era la guerra racial entre negros y blancos que, según él, se avecinaba:


Esta matanza cerro de un portazo el espejismo multicolor y de inocencia de toda la época hippie. Han pasado décadas desde que Charles Manson ordenara la matanza, y desde entonces nada ha sido igual en Hollywood. Una sensación de terror se instaló sobre la ciudad. Pistolas y perros guardianes empezaron a venderse como rosquillas, y los intimidatorios portales automáticos que hasta ese momento, en plena "Era de Acuario", habían sido una medida de seguridad despreciada, se volvieron indispensables.

Posiblemente volverás a oír hablar de estos crímenes en la prensa el año que viene, ya que 2012 se revisara la libertad condicional de Charles Manson.

Si te ha gustado puedes votar la entrada en menéame y en bitácoras.