16 de febrero de 2011

El cuento de los cuatro gatos

Noche cerrada en Kopciuszek una pequeña ciudad polaca. La nieve lo cubre todo, mientras un vigilante con las manos en los bolsillos va de un lado para otro, espera impaciente a iniciar su ruta diaria. La cámara de seguridad graba toda la escena cuando de repente como un mal presagio tres gatos negros atraviesan a gran velocidad el solitario lugar.

Oh pequeño emperador sin orbe, conquistador sin patria, mínimo tigre de salón, (...)
policía secreta de las habitaciones (...),
todos se creen dueños, propietarios, tíos de gatos,
compañeros, colegas, discípulos o amigos de su gato (...) Fragmento "Oda al gato"de Pablo Neruda


Segundos más tarde aparece un cuarto gato callejero que viene persiguiendo a sus compañeros de aventura. Se detiene y pregunta con gran educación como le enseño su madre, una gata siamesa de alta alcurnia: ¿No habrá visto usted por causalidad a mis tres amigos? A lo que el guarda de seguridad le responde de manera displicente señalando por donde han ido.

Todo esto con una banda sonora grabada con el sonido de una viola violín y un violonchelo no es superado ni por los Hermanos Grimm en su mejor época ;-).



Si te ha gustado puedes votar la entrada en Menéame y en Bitácoras.

Entradas 'gatunas' en Meridianos:
Música inspirada por un gato
El gato fotógrafo y el ciervo blogger
oɾɐqɐ ɐɔoq uɐqɐuıɯɐɔ ǝnb sǝlɐɯıuɐ sol
Las cosas más raras y valiosas del mundo
La belleza del tigre del sur de China
Melvin Vaniman, el fotógrafo acróbata
Pantera Nebulosa

2 comentarios:

Jose dijo...

perdon creo que es un Violonchelo y una Viola los instrumentos que suenan de fondo

YoSabina dijo...

Jejeje... ¡qué lindo!