22 de agosto de 2008

Anécdotas olímpicas

Existen numerosas historias increíbles de los Juegos Olímpicos, épicas, asombrosas donde grandes atletas hacen proezas casi inimaginables. Pero también los juegos crean pequeñas historias, anécdotas graciosas, aun mas recordadas. Aquí recojo 2 de esos momentos inolvidables, dos héroes anónimos que lograron reconocimiento mundial:

El rey de los juegos, Eddie "El águila " Edwards:



Eddie Edwards decidió participar en los Juegos Olímpicos de Invierno representando a su país. Para eso, nada mejor que hacerlo en una modalidad sin ninguna tradición en Inglaterra, el salto de esquí. Con tan solo 2 años de práctica y con un solo salto de 77 m en una prueba en Australia, Eddie consiguió que el Comité Olímpico Británico aceptase su participación en los Juegos de Calgary '88.

Desde el principio le llamaron Mr. Magoo, por culpa de sus enormes gafas de tipo culo de botella.

Pero, después de su primer salto de 70 m, el cual le clasificó en el 55 puesto de 56 participantes (el 56 fue descalificado), los periódicos y el publico lo "adoptaron" y le apodaron como "Eddie the Eagle". Para evitar casos como el suyo, el Comité Olímpico Internacional creó una regla que obliga a los atletas a participar en competiciones oficiales a nivel internacional y a clasificarse, por lo menos una vez, dentro del 30% de los primeros 50 competidores. Esa regla se conoce como: "Eddie the Eagle Rule".

Eddie vivió su momento de gloria en la ceremonia final de los juegos de Calgary, cuando todo el estadio se levantó gritando "Eddie, Eddie" , después de haber sido el primer atleta individual en ser citado en el discurso de cierre de los juegos por el presidente de la organización, que dijo: "En estos juegos algunos atletas han ganado oro, otros batieron records, y otro hasta voló como una águila".

Éric Moussambani, el nadador que jamás había visto una piscina olímpica:





Moussambani, apodado Eric la anguila o El Multiusos , ganó fama mundial en los Juegos Olímpicos de Sydney, cuando nadó los 100 metros libres en 1 minuto 52,72 segundos, más del doble que sus competidores más rápidos e incluso superior a la plusmarca mundial de 200 metros.

Consiguió participar en los Juegos Olímpicos sin alcanzar los tiempos mínimos requeridos gracias a un sistema diseñado para permitir la participación de deportistas de países en vías de desarrollo. En las eliminatorias compitió con otros dos nadadores, admitidos en los Juegos por el mismo sistema, que fueron descalificados por falsa salida, por lo que Moussambani nadó solo.

Empleó más del doble de tiempo mientras era aclamado por el público asistente. Después declararía: "Los últimos quince metros han sido muy difíciles". En los días posteriores, se convirtió en un héroe popular invitado a programas de televisión.

Antes de llegar a los Juegos Olímpicos, nunca había visto una piscina olímpica de 50 metros. Había comenzado a practicar natación sólo ocho meses antes en una piscina de 22 metros de un hotel, dada la falta de infraestructuras deportivas en su país.

Puedes ver en Neatorama otras anécdotas de los juegos.

Entrada relacionada:
100 años del maratón olímpico más memorable
Un héroe en el desfile de los Juegos Olímpicos

1 comentario:

lon-rac dijo...

Divertido e interesante articulo....

Jajajajajajaja!!!

Come on Eric!!!!