11 de junio de 2008

Trébol de 21 hojas

El trébol de cuatro hojas, planta a la que la tradición popular atribuye la propiedad de dar buena suerte, es una de las especies que el Ministerio de Medio Ambiente acaba de incluir en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas en la categoría de "en peligro de extinción".

Los tréboles pueden tener más de cuatro hojas. Se ha estimado que hay aproximadamente 10.000 tréboles de tres hojas por cada trébol de cuatro hojas.

Según leyenda, cada hoja representa algo:

La primera esperanza
La segunda es la fe
La tercera es para el amor
La cuarta para la suerte.

Se discute si la generación de la cuarta hoja está causada por razones genéticas o ambientales. Podría también ser causado por la interacción de varios genes que se segregan en la planta individual.

Muchas culturas lo usaron en la antigüedad, los egipcios, por ejemplo, lo consagraron a Isis su diosa bienhechora, también se lo daban a su amada para preservar el amor y las madres lo colgaban al cuello de sus hijos para protegerlos de las adversidades de la vida, incluso lo ponían dentro de los sarcófagos, para ayudar al alma en su incierto tránsito por el más allá.

En el siglo XVII se extendió la costumbre de diseminar tréboles de cuatro fololos delante de las novias para protegerlas.Su escasez contribuyó a que la creencia popular afirmara que encontrarlo en medio del campo significaba buena suerte.

En la antigua Roma, la estación de las cosechas, el verano, se representaba mediante la imagen de un trébol.Los griegos llegaron a creer que servía para descubrir tesoros ocultos y que soñar con ella era anuncio de riquezas.
Hay granjas en E.E.U.U. que cultivan tréboles de cuatro hojas, produciendo hasta 10.000 al día. Envasados en plástico como regalos de la suerte. Los consiguen con un ingrediente secreto, genéticamente-dirigido para que las plantas tengan 4 hojas.

Un agricultor japonés encontró hace unos días un trébol de 21 hojas. Es un nuevo récord Guinness, que supera al anterior trébol de 18 hojas encontrado también por él en su jardín en el año 2002. Parece ser que este agricultor, el señor Shigeo Obara, lleva más de 50 años plantando y cruzando tréboles en el jardín de su casa.

Su afición comenzó cuando descubrió en 1951 un matojo del que siempre crecían tréboles de cuatro hojas en una esquina de su jardín. El objetivo del señor Obara es llegar a conseguir un trébol de 30 hojas, dice que está cerca de conseguirlo.

Artículo relacionado:
Baraka