24 de mayo de 2008

Fuga frustrada

Singular intento de fuga. En la Reserva Natural del Valle de Iruelas un conductor revivió la película “La gran evasión” e intentó cavar un auténtico túnel para salvar una barrera que le impedía pasar.

Había acudido a la reserva, donde está prohibido el paso, a buscar boletus y a su vuelta se encontró la barrera cerrada. Y es que el agente medioambiental, que acudió a la reserva a realizar su trabajo, vio el vehículo e intentó localizarle, pero al no encontrarlo cumplió con su obligación de cerrar la verja. Supuso que cuando regresara, el propietario llamaría a la Guardia Civil para que le abriesen y, de paso, le sancionasen por entrar en una zona prohibida.

Pero no fue así. Tras la búsqueda de boletus, que no sabemos si resultó fructuosa, el conductor volvió a su vehículo, pero al querer salir encontró la puerta cerrada. ¿Qué idea peregrina se le ocurrió, qué pasó por su cerebro para que surgiera la genial idea?

Pues no se le ocurrió otra cosa que... cavar una zanja, con una azada el hombre se empleó a fondo, con la intención de sacar el coche por debajo de la entrada a la Reserva Natural del Valle de Iruelas, en el término municipal de Navaluenga, cerca del refugio de la Fuente del Chorro.


Se desconoce las horas que empleó en ello, pero cuando le sorprendieron en su trabajo la obra llevaba visos de convertirse en un auténtico túnel.


Articulo original de mi amigo Juan Carlos Grande para Ávila Digital