2 de abril de 2008

La gran evasión

En la noche de luna nueva del 24 de marzo de 1944, 76 presos aliados huyeron a través de "Harry”, un túnel de 110 m de largo y 10 m de profundidad. En el campo de concentración de la Luftwaffe ubicado en un bosque en las cercanías de la ciudad de Sagan (Polonia). El campo Stalag Luft III fue fundado en abril de 1943. Allí se encontraron hasta unos 10.000 oficiales y suboficiales.

Monumento que reconstruye el túnel Harry.
Los alemanes cansados de los intentos de fugas de los aviadores británicos y norteamericanos deciden agrupar a los más peligrosos en una sola prisión. Una prisión de máxima seguridad con guardianes expertos.


Tras meses de intenso trabajo, 200 presos con sus trajes de paisano, sus documentos y con sus coartadas en perfecto alemán se preparan y se deslizan por el túnel. El primero en salir descubre algo que le congela más su sangre. Han tenido un error de cálculo y la salida del túnel se ha quedado a 3 metros del bosque. Una torreta cercana vigila amenazadoramente y las rondas de guardas pasean cerca de ellos. Pero no hay vuelta atrás, hasta dentro de un mes no volverá a haber luna nueva, existe cierto revuelo y sospechas entre los oficiales alemanes y para colmo, todos los documentos falsificados tienen las fechas actuales. Es obligatorio escapar hoy.

Los fugados llevaban ropas de civil e incluso maletines.
A la mañana siguiente, el túnel es descubierto. Se inicia la búsqueda de los evadidos. Las SS, la Gestapo y la Luftwaffe son movilizados por orden directa del Fuhrer que se lo toma como algo personal. La suerte de los fugados es dispar pero prácticamente la mayoría son apresados de los cuales 50 son ejecutados por la Gestapo (sentencia dictada y firmada por la mano del mismísimo Hitler en la orden llamada Orden de Sagan), 15 volvieron al campo de prisioneros y 8 enviados a otros campos.

El final de Harry.

Sólo 3 lograron escapar. Dos noruegos: Per Bergsland y Jens Müller, y un holandés, Bram van der Stok.

Müller y Bergsland llegaron a la Suecia neutral mientras que Van der Stok viajó a través de toda Europa antes de encontrar la seguridad en el consulado británico en España.


Este espectacular intento de evasión inspiró la maravillosa pelicula protagonizada por Steve McQueen: La gran evasión  (The Great Escape). Ver película completa en YouTube.

Vía 1, 2 y 3

Entradas relacionadas en Meridianos:
El partido de la muerte
El Túnel de Sarajevo
La Carta de la Muerte
El último judío de Vinnitsa
El viejo soldado y su tanque
Los Dientes de Waterloo
Brasileños en la Segunda Guerra Mundial
Los archivos perdidos de la Segunda Guerra Mundial
"Los gaseados" de John Singer Sargent