8 de enero de 2016

La iglesia que viajó desde Ávila al Parque del Retiro de Madrid

Primera y única imagen de la Iglesia de San Isidoro (marcada con una T), dibujada por Anton van den Wyngaerde (conocido en España como Antonio de las Viñas) en 1570 por encargo de Felipe II.  

8 de agosto de 1893, el empresario Emilio Rotondo y Nicolau, pionero de la telefonía, gran aficionado a las antigüedades, ingeniero, coleccionista y paleontólogo, todo un personaje que llegó a fundar su propio museo arqueológico en Madrid, ofrece en una carta al Ayuntamiento de San Sebastián una ermita románica construida en el siglo XII, junto a la puerta de la Malaventura en el lienzo sur de la muralla de Ávila.

Dibujo de Francisco Aznar dentro de la obra Monumentos Arquitectónicos de España, 1856-1882. Foto Wiki

Las ruinas de la iglesia abulense de San Pelayo y San Isidoro, perfectamente empaquetadas y numeradas son ofertadas por el empresario madrileño al precio de 50.000 pesetas de la época (unos 144.000 euros en la actualidad),  35.000 ptas pagaderas a la firma de la escritura y el resto en "cómodas" letras a dos años. 

Edificación con piedras reutilizadas de los sillares de la ermita de San Isidoro, junto a la muralla de Ávila. Foto wiki

Rotondo en su misiva, adjunta ademas once fotografías y una relación detallada de las piezas que vende. El muestra su interés en que el ayuntamiento donostiarra adquiera la ermita ya que el posee en esta ciudad, una segunda vivienda que utiliza en los veranos. Para incrementar las posibilidades de venta, Rotondo no duda en exagerar el valor histórico y arqueológico de las ruinas, cambiando su datación al siglo VI; también propone un lugar para su nueva ubicación, el Monte Ulía y que se funde allí como Panteón de Ilustres Vascos.

Restos de la Iglesia de San Isidoro al fondo la Casa del Pescador. Foto wiki

Para estudiar tan singular proposición, la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Guipúzcoa realiza un estudio, pero finalmente la propuesta es rechazada alegando que es mucho dinero, y que es un gasto que se podría invertir en otras mejoras para la ciudad.

Ruinas románicas del ábside de la Iglesia de San Isidoro en El Retiro, Madrid. Foto wiki.

Un año después en 1894, tras su fallido intento de venta, Rotondo logra que el Estado español adquiera las ruinas, por el 'módico' precio de 18.000 pesetas, (casi veinte veces superior a lo que Rotondo había pagagado en la subasta). Las piedras ya propiedad del estado son trasladadas a los jardines del actual Museo Arqueológico.

Reconstrucción virtual de la iglesia de San Isidoro en su ubicación original junto a la puerta de la Malaventura en el lienzo sur de la muralla de Ávila. Foto Gonzalo Martín Sánchez
Allí se proyecta reconstruir la pequeña iglesia para que puedra ser mostrada, y como si de un acto didáctico se tratara, celebrar en ella misa por el rito Mozárabe. Para ello se solicitó a la Reina María Cristina, regente de Alfonso XIII, que escribiera al Papa Pío X, para que concediera una Bula que permitiese celebrar por el antiguo rito. El Vaticano aprobó la propuesta, pero todo quedó parado, desmontándose de nuevo los sillares y volviendo a guardarlos.

Más tarde -por desavenencias entre los miembros de la Academia de Bellas Artes de San Fernando sobre la conveniencia de esta ubicación- las ruinas fueron cedidas al Ayuntamiento de Madrid, y finalmente el 9 de marzo 1896, se emplazan en los Jardines del Buen Retiro, después de desestimarse la ubicación en la Ciudad Universitaria. 


Es entonces cuando el político Antonio Cánovas del Castillo interesado por el proyecto, fomentó la idea de reconstruir en su totalidad la iglesia en El Retiro. Pero el 8 de agosto de 1897, Cánovas del Castillo es asesinado por el anarquista italiano Michele Angiolillo, y el proyecto de reconstrucción se paraliza de nuevo.

Cartel informativo sobre las ruinas de San Isidoro en El retiro, Madrid. Foto Madrid Singular

Los restos; fustes, capiteles, trozos de cornisas, restos de ventanales... permanecen diseminados por el Retiro perdiéndose incluso algunas piezas con el paso del tiempo. El último intento, también fracasado, por reconstruir la iglesia, data del año 1958, momento en que se decidieron trasladar sus restos para construir una ermita en la Ciudad Universitaria de Madrid.

Iglesia San Isidoro en Parque de El Retiro, Madrid. Foto wikimapia



Tras diversas vicisitudes, los ajetreados restos románicos acabaron emplazados en el parque de El Retiro, a 120 Km. de su lugar de procedencia, junto a la esquina de las calles O'Donnell y la Avenida de Menéndez Pelayo.

Vía 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7

Entradas relacionadas en Meridianos:
El día que la provincia de Ávila declaró su independencia
El árbol más valioso
El ábside románico que viajó de Segovia a Nueva York
Una catedral dentro de una muralla
La Gioconda de Madrid
Un grafiti vikingo en la iglesia de Santa Sofía en Estambul
Un cerebro oculto en la Capilla Sixtina
Erik el Belga el mayor ladrón de guante blanco del siglo XX
La estación fantasma convertida en museo
Antonio López pinta la Puerta del Sol
El sepulcro de un bufón en la Catedral de Barcelona
Daghe l'aiga a le corde! (¡Agua a las cuerdas!)
Las 'otras' murallas de Ávila