6 de diciembre de 2014

Antártida: Un año en el hielo y el Síndrome Polar T3


Después de más de 10 años de rodaje por fin se ha estrenado "Antarctica: A Year on Ice" (Antártida: Un año en el hielo), la primera película de Anthony B. Powell. Documental filmado en el continente antártico, concretamente en la Isla de Ross hogar de dos bases antárticas, la norteamericana McMurdo y la neozelandesa Base Scott.

Crónica de un año en estas estaciones remotas; durante la temporada de verano de octubre a febrero, cuando el sol brilla las 24 horas del día y durante el largo invierno de febrero a octubre donde el sol se oculta durante cuatro largos meses de oscuridad. Lugar donde se filmó desarrolla la historia de la película "La Cosa" y las severas condiciones climáticas se dividen en 3 categorías:


La Condición 1 es la más extrema. Para activar esta, al menos se debe dar uno de los siguientes requisitos:

-Visibilidad de menos de 30 metros.
-Vientos superiores a 100 Km/h.
-Temperaturas inferiores a -75º C.

En esta situación de tiempo severo salir fuera esta prohibido, excepto con permisos especiales. La Condición 1 se conoció en el mundo en un vídeo viral que forma parte de la película. Un vídeo ahora en HD que el propio Anthony B. Powell grabó mientras seguía a su mujer y que ya supera los dos millones y medio de visitas:


La película también habla del Síndrome Polar T3, síndrome que suele ir asociado a la depresión invernal y que sufren los habitantes de las estaciones de investigación y bases polares. Los investigadores creen que la vida en la Antártida causa una reducción en los niveles en el cerebro de la hormona tiroidea T3  que los músculos acaparan, con el fin de calentar el cuerpo - a expensas del cerebro en un esfuerzo para protegerse contra el frío extremo.

El Capitán Scott en el centro y los miembros de la Expedición Terra Nova, 13 de Abril de 1911.

Sus efectos incluyen una variedad de trastornos del comportamiento que incluyen irritabilidad, falta de memoria, depresión, insomnio, deterioro cognitivo y trastornos del estado de ánimo.

Los exploradores antárticos Frank Wild (izquierda) y Douglas Watson con "La mirada de la Antártida".

Puede manifestarse en un estado de fuga conocido como "la mirada de la Antártida", un tipo de amnesia en la que el individuo que la padece sufre una o más "salidas" de su personalidad de manera repentina e inesperada, es decir, que no recuerda una parte o la totalidad de su vida pasada y no sabe quién es.


Similar a la mirada de las mil yardas, la mirada inerte, perpleja y desenfocada de un soldado ante el horror de la guerra.

Es tan habitual el Síndrome Polar T3, entre los trabajadores de estas estaciones polares que se refieren a ella como T3.  Todos son conscientes del síndrome y sus efectos, siendo bastante tolerantes con los olvidos de los demás y con comportamientos irracionales. Por ejemplo, si alguien se ha olvidado de una reunión y llega en estado de pánico 10 minutos tarde, el resto del grupo por lo general sólo se mira, se encogen de hombros y dicen 'T3'. Y si alguien está sentado en la mesa, con la mirada perdida en la distancia durante minutos ajeno a todo a su alrededor, "sabemos que es sólo algo que se llama la mirada Antártica y no nos ofendemos cuando somos ignorados."

Vía 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9

Entradas relacionadas en Meridianos:
100.000 pingüinos y algo mas
Auroras boreales, llamaradas en el cielo
El síndrome de Jerusalén
Los Héroes perdidos del Everest
La noche de los dos fenómenos naturales celestes
Catatumbo el relámpago perpetuo
El trono de cuerno de unicornio del Reino de Dinamarca
Focas comentando como esta cambiando el mundo
24,2 gigavatios de aurora boreal
El Síndrome de Attenborough
El origen alucinógeno de Papá Noel
El lugar habitado más frío del planeta
El curioso fenómeno de las bolas de hielo en la playa