17 de febrero de 2014

Cómo los lobos cambian el curso de los ríos y las ballenas la composición de la atmósfera



Cuando en 1995 se reintrodujeron 31 lobos grises en el Parque Nacional de Yellowstone después de 70 años de ausencia, sucedió un efecto en cadena que cambió hasta la geografía y el paisaje del parque.


 Primavera de 1996 (izquierda) y verano de 2002 (derecha). En tan solo 6 años se aprecia claramente la recuperación de las riberas, gracias a la presión de los lobos sobre la población de cérvidos en Yellowstone.

Es la denominada "cascada trófica", una serie de efectos indirectos que ejercen los animales que se encuentran en la cima de la pirámide alimentaria, sobre los organismos situados en los niveles inferiores. Un interesante proceso que transformó el parque logrando un nuevo equilibrio.

La 'nube' de heces lanzada por un cachalote.

Un desarrollo que George Monbiot nos explica de una manera muy didáctica en esta charla. Donde también cuenta como la caza de ballenas provoca cambios en la composición de la atmósfera:



Vía 1, 2, 3, 4, 5, 6 , 7 y 8

Entradas relacionadas en Meridianos:
A punto de ser tragados por una ballena
La asombrosa inteligencia de los cuervos
Una cacerola abandonada en el fondo del mar
La polilla cuya existencia adivinó Darwin
Los seres vivos más antiguos del planeta
Vida de un cachalote
El espectáculo natural de las luciérnagas sincronizadas
Hormigas que usan la cabeza como puerta
Cómo las flores cambiaron el mundo