22 de agosto de 2013

El polvo del Sáhara fertiliza el Amazonas


La selva amazónica, con toda la flora y fauna, y su asombrosa biodiversidad no podría existir tal como la conocemos, sin los 50 millones de toneladas de arena que son transportadas anualmente desde el Sáhara.


El polvo del desierto sahariano es la principal fuente mineral que fertiliza la cuenca del Amazonas. Y la mitad de todo el polvo africano que llega al Amazonas procede de un sólo lugar, la Depresión de Bodele junto al lago Chad. Situada en un valle estrecho entre dos cadenas montañosas, en Bodele hay de media 100 días al año de tormentas de arena. Así el desierto cálido más grande del mundo, alimenta el bosque tropical más extenso del planeta.

Entradas relacionadas en Meridianos:
Kolmanskop, una ciudad alemana abandonada en el desierto de Namibia
Las verdaderas amazonas
Un tumba olvidada en mitad del desierto
El oasis de Archeï
Astronautas en el desierto
Gocta, la catarata secreta
El árbol más solitario y aislado de la Tierra, el árbol del Ténéré
Los árboles que sangran
Los seres vivos más antiguos del planeta
El Árbol de la Vida
Primera filmación de tribu 'no-contactada' en el Amazonas
Un masái en un árbol
Los pirahãs, el pueblo sin tiempo