29 de junio de 2013

Zapatilla voladora


¿Qué sucede si a un paracaidista se le suelta una zapatilla en pleno salto?

Entradas relacionadas en Meridianos:
Dejando huella
Pasar por la vida dejando huella
La primera broma fósil
Una silla en la estratosfera
Lanzar un avión de papel desde el espacio
Sin miedo a las alturas
Una cabaña en el Matterhorn
El temerario Dean Potter
Cambiando la bombilla más alta del Empire State Building
Parahawking, parapente con halcones

6 comentarios:

CECILIA GUILLEN PEREZ dijo...

Pues nada, porque para volar, no se necesitan zapatillas. Se te puede congelar un pie, lo que te impediría andar, pero no volar.
En el peor de los casos, la veloz zapatilla podría descalabrar a algún paseante descuidado.

Òscar Alfageme dijo...

Y para aterrizar tampoco?

Adrià dijo...

No, para aterrizar sólo necesitas algo que vuele (o sea, el paracaidista) y tierra. La zapatilla por tanto, no es necesaria (y por cierto, tampoco aterrizaría porque está en caída libre). Digo yo.

Epsiloom dijo...

Nadie alaba la pericia del paracaidista al pillar una zapatilla al vuelo...

Dani Luis Dastreet dijo...

La zapatilla ataca a un paracaidista amigo al parecer... Como explica la ciencia este fenomeno? Seguro que tienen una teoria graciosa por ahi.

Jesús dijo...

Pues mucha gracia no le debió hacer al paracaidista, más que nada porque el impacto al caer es importante (como saltar desde 2 metros), y hacerlo descalzo debe ser de todo menos agradable.