21 de septiembre de 2009

¿Podría una persona caminar sobre una piscina llena de mercurio?


A la vista de la imagen parece evidente que si. La fotografía fue publicada en la revista National Geographic en octubre de 1972. En ella aparece un minero sentado en una balsa de azogue, o plata líquida nombre con el que se le conocía al mercurio desde la antigüedad. Debido a la densidad tan elevada del mercurio, 13,53 g/cm3 apenas una mano del hombre permanece sumergida.



Realizando un calculo sencillo y dado que los seres humanos somos más de 60 % agua, una persona si podría caminar por encima del mercurio. De manera dificultosa incluso podría mantenerse de pie y tal vez con los pies sumergidos, flotar en el único metal líquido a temperatura ambiente.

Bola de billar flotando en mercurio.
Aunque este paseo sobre una piscina repleta de mercurio fuera posible, las consecuencias serian muy peligrosas. La inhalación de los vapores de mercurio y el contacto continuado producen escozor de garganta, dolor de cabeza, náuseas, pérdida del apetito, debilidad muscular e irritación de la piel.

Bonus track Videolink: Bola de cañón flotando en mercurio





Toxicidad:
-Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo de España:

Ficha internacional de seguridad química del mercurio (PDF)
-Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU:
Reseña Toxicológica de el mercurio


Vía: Foro Cazadores de Mitos, Can you walk in a pool of mercury?

Entradas relacionadasen Meridianos:
La fuente de mercurio que estuvo junto al Guernica de Picasso
Cloud gate, la judía gigante de Chicago
Vale un Potosí
La quimera del oro
La historia increíble del lápiz
El origen de la Coca-Cola
Composición del agua del mar
Bezoar, la piedra mítica
La erupción del Pinatubo, el mayor "polvo" de la historia.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

"La inhalación de los vapores de mercurio y el contacto continuado producen escozor de garganta, dolor de cabeza, náuseas, pérdida del apetito, debilidad muscular e irritación de la piel."

Igual lo de la pérdida de apetito es lo de menos, si te escuece la garganta, tienes dolor de cabeza, náuseas, debilidad muscular... etc :)

pepeworks blog dijo...

O sea: que cuando Moisés atravesó sus aguas con su pueblo elegido, las aguas eran de mercurio!!!!!

Miguel dijo...

Pepeworks parece que confundes conceptos, fue Jesús el que anduvo sobre las aguas; Moisés cruzó el mar gracias a que el gran Dios abrió las aguas del mar ¿rojo? para que cruzara el pueblo de Israel, precipitándolas después sobre el pecador ejército egipcio.

Felix dijo...

Gracias Miguel por la fabula tan bonita que nos cuentas :-)

brains dijo...

"La inhalación de los vapores de mercurio y el contacto continuado producen escozor de garganta, dolor de cabeza, náuseas, pérdida del apetito, debilidad muscular e irritación de la piel."

Igual el escozor de garganta, el dolor de cabeza y las nauseas importarán poco cuando pilles cancer.

kitzOgen dijo...

Si pusieras el acento a la I en Si sería más claro.


"Realizando un calculo sencillo y dado que los seres humanos somos más de 60 % agua, una persona si podría caminar por encima del mercurio."

Salud

Zootropo dijo...

@Miguel ¡ja! ya sabía yo que ese tal Jesús era un farsante. David Copperfield es mucho mejor mesías, dónde va a parar.

;)

Anónimo dijo...

No parece que este hombre que está sentado encima del mercurio tenga muchos problemas de salud....