22 de enero de 2009

Las Luminarias de San Bartolomé

Como cada año, en la mágica y fría noche del 16 de enero, por las empedradas calles de San Bartolomé de Pinares (Ávila), decenas de jinetes cruzan las grandes hogueras de retamas y piornos.

Son Las Luminarias en honor a San Antón patrón de los animales. Todo comienza con el tañido de las campanas a las nueve de la noche. A partir de ese momento el sonido de los cascos de los caballos sobre los adoquines y el espeso humo de las hogueras lo envuelve todo.

Una tradición centenaria donde cientos de caballos danzan sobre una veintena de hogueras, de las que surge el fuego purificador. Un original baile donde los caballos, vuelan sobre el fuego componiendo imágenes espectaculares, llenas de estética, belleza y colorido.

La densa humareda producida por los ramos humedecidos sumerge todo el pueblo en una inmensa nube, perceptible a kilómetros de distancia. Un espeso humo que purificará y librará de enfermedades a los animales durante todo el año.

Sobre la medianoche comienza otra parte de la fiesta. Una vez que las luminaria se apagan los participantes descienden de sus monturas para aprovechar las brasas y asar en ellos el chorizo, la morcilla, la panceta o las chuletillas.

Un final para una noche que comenzó, según cuentan, en el siglo XVIII, cuando una epidemia obligó a purificar a los animales con el humo.



+Info: Asociación en defensa de Las Luminarias y amigos del caballo.

Entradas relacionadas:La mano de un oso lleva 400 años clavada en la puerta de una iglesia
Mi pueblo
Primeras imágenes filmadas en Burgohondo (Ávila), año 1932

5 comentarios:

NoeliaA dijo...

Ay, no creo que los caballos lo disfruten por lo que veo en las imágenes, y no se qué santo sería tan psicópata como para que, gustandole los caballos, se sintiese halagado con tales prácticas. Disculpas por mi sinceridad abrupta, no comparto las celebraciones en las que los animales sufren gratuitamente. Si es por faena, bueno, la razón es la alimentación, medianamente justificada, pero por diversión, buenooooo. Ya sabes que opino, en fin, mis salidos

Anónimo dijo...

Estoy con NoeliA. Supongo que según desde qué angulos el toreo o la cabra tirada por el campanario también tiene sus fotos artísticas...
¿La ética de la estética?

Anónimo dijo...

lo primero que quiero preguntarles es que si alguna vez habeis presenciado en directo las luminarias...os explico yo soy de san bartolome de pinares tengo caballos y llevo desde los 3 años corriendo las luminarias. Les puedo asegurar que bajo ninguna circustancia pondria en peligro a mis caballos ya que no debeis de olvidar que la gente que corremos las luminarias empleamos nuestro esfuerzo trabajo y dinero (un caballo aproximadamente cuesta unos 5 euros al dia mantenerle asi que echen cuentas) aunque el dinero es lo de menos aqui. Tambie quiero resaltar que en esta fiesta hay ejemplares de gran valor en el mercado de la cria caballar cuyos dueños no les pondrian en peligro. Los caballos que quieren pasar por las lumbres pasan y a los que no quieren en ningun caso se les obliga. Los caballos no sufren en absoluto ya que los veterinarios tras haberlos visto tambien lo dicen que no sufren ningun tipo de secuela.
Desde aqui solo me queda por decir:
VIVAN LAS LUMINARIAS!! VIVA SAN ANTON!! VIVA SAN BARTOLO!!!

Anónimo dijo...

yo lo he presenciado este año 2010 y puedo dar fe de aparentemente los caballos no sufren ninguna quemadura. De hecho, si sufrieran no pasarian una y otra vez como si nada. Es todo un espectaculo y es bonito conservar algunas tradiciones. Por cierto, prefiero a cien ignorantes de pueblo que a una rata de ciudad

Vitrubius Volante dijo...

Eh... ¿Nadie aquí ha saltado una hoguera en San Juan? Es que no sé si es una tradición exclusivamente gallega o coruñesa. El caso es que cruzar las hogueras no supone ningún tipo de dolor, sólo adrenalina, calor seco y olor a chamusquina. Desde luego que tiene sus riesgos, pero no los consideraría demasiado grandes. Estas fiestas con fuego suelen estar muy vigiladas por Protección Civil y diversos servicios sanitarios de urgencias. Supongo que los caballos no deben de disfrutar mucho, pero tampoco deben de hacerlo tirando de un arado, ¿no? Quiero decir, que salvo por el miedo que deben de pasar y algo de calor, no creo que sufran mucho. Como bien dice el amigo anónimo, un caballo no es una bagatela, y esto se hace gratis. Todo esto lo dice una rata de ciudad, amiga de los animales y que está en contra de la tauromaquia y de los toros embolaos.