24 de diciembre de 2007

La zarpa de un oso pardo lleva 400 años clavada en la puerta de una iglesia en Ávila

La zarpa de un oso pardo de la Sierra de Gredos lleva clavada en la puerta de la iglesia de Navacepeda de Tormes (Ávila) desde hace unos 400 años, según los datos de la datación con carbono 14 que aparecen en un estudio publicado en el último número de la revista Molecular Ecology.

La datación de la zarpa de oso de Navacepeda se aproxima a esas fechas, por lo que es probable que el ejemplar al que perteneció pudiera haber sido el último oso de Gredos, uno de los últimos osos del Sistema Central.

Puerta de la iglesia de Navacepeda de Tormes, con la zarpa del oso.
Se da también la circunstancia de que el premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway menciona una mano de oso en su novela "Por quién doblan las campanas", donde uno de los personajes, Anselmo, comenta: "En la puerta de la iglesia de mi pueblo había una pata de oso que maté yo en primavera".

Hemingway visitó la Sierra de Gredos durante el mes de junio de 1931 y es probable que supiera de la garra, ya que en una carta dirigida a su amigo John Dos Passos señala, entre otros detalles, la presencia de cabras salvajes en estas montañas, así como truchas, lobos y "una garra de oso clavada en la puerta de la iglesia".

Hasta el momento no se ha encontrado ningún documento escrito que informe sobre la historia de esta zarpa, que recientemente los vecinos han protegido con una placa de metacrilato.

La garra, protegida con una placa de metacrilato.

Según una leyenda local se trata de la ofrenda presentada por un segador, a Dios o a algún santo, en agradecimiento por haber salvado la vida tras el ataque de un oso, al que "valientemente" logró vencer con su guadaña.

En este vídeo se muestra la historia completa de la garra del oso de Navacepeda:


English: THE BEAR´S PAW