15 de diciembre de 2008

Un tesoro oculto en el Gran Mekong

Según un informe lanzado hoy por WWF, en la última década se han descubierto más de un millar de especies nuevas en la región del Gran Mekong, en el sudeste de Asia. Entre ellas, figuran 519 plantas desconocidas, 279 peces, 88 ranas o 15 mamíferos.

Crótalo del bambú. Un ejemplar de la víbora verde de Gumprecht, o crótalo siamés, ('Trimeresurus gumprechti')

Kerivoula kachinensis.

El informe “Primer contacto en el Gran Mekong” muestra que entre las 1.068 especies recién identificadas por la ciencia, entre 1997 y 2007, se ha encontrado a la araña de la madera más grande del mundo, cuyas patas tienen una longitud de 30 centímetros, o el asombroso “milpiés rosa”, un invertebrado tóxico de color chillón.

Desmoxytes purpurosea. El milpiés dragón de color rosa tiene glándulas que producen cianuro para protegerse de los depredadores.

Flor de la planta 'Aeschynanthus mendumiae' descubierta en 2007 en la provincia de Khammouan, Laos.

Aunque la mayor parte de las especies fueron descubiertas en las inmensas junglas inexploradas, lo cierto es que algunas se hallaron en los lugares más sorprendentes. Como ejemplo, la rata de roca laosiana, fue localizada por los expertos en un mercado local de alimentos, el crótalo siamés apareció deslizándose por las vigas de un restaurante en el Parque Nacional Kaho Yai de Tailandia.

La rata de roca laosiana (Laonastes aenigmamus) es un roedor de la región de Khammouane en Laos. Los diatomiídos son una familia de roedores que se considera extinta desde hace 11 millones de años. De confirmarse que Laonastes aenigmamus es un diatomiído viviente, se trataría del primer efecto Lázaro (supervivencia de un grupo considerado extinto durante millones de años por una laguna en el registro fósil) que se detecta en mamíferos modernos.

Pseudopoda confusa.

El río Mekong mide 4.500 kilómetros de largo. Nace en las aguas heladas de la meseta tibetana, siguiendo un curso de pronunciadas pendientes, tierras pantanosas, manglares, hasta desembocar en el mar de China meridional.

En la región viven 300 millones de personas, cuyo sustento depende en gran parte de las 2.000 especies de peces que habitan en el río.