26 de mayo de 2007

Un misterio oculto durante 600 años‎

Una iglesia escocesa que aparece en la novela El Código Da Vinci ha revelado otro misterio oculto en código secreto durante casi 600 años.
Un músico de 75 años y su hijo, fascinados por los grabados de los arcos de la iglesia, aseguran que han descrifrado una partitura allí encriptada y la han definido como "música congelada".
El padre, Thomas Mitchell, dice en su página web que "la música ha quedado congelada en el tiempo por el simbolismo". En el sitio detalla también el proceso que, tras 27 años de investigación, les ha llevado a descifrar el código. "Era una cuestión de tiempo", afirma.
La música ha quedado congelada en el tiempo por el simbolismo"
Stuart Mitchell, el hijo, ha afirmado que lo que les llamó la atención fueron las imágenes de 13 ángeles con instrumentos grabadas en los arcos, así como 213 cubos que forman diseños geométricos. "Son tan bellos que pensamos que en ellos debía haber un mensaje".
Años de investigación les condujeron hasta un antiguo sistema de notación musical llamado cimática que se basa en la frecuencia de la vibración de las ondas para producir el sonido. Aplicándolo a los grabados, consiguieron desentrañar la melodía.
Los grabados son tan bellos que en ellos debía haber un mensaje"
Los Mitchell han llamado a la pieza Motete Rosslyn. Incluso han programado un estreno mundial durante un concierto previsto en la capilla el día 18 de mayo.
La capilla Rosslyn, situada al sur de Edimburgo, la capital de Escocia, se construyó durante el siglo XV y se menciona en la última parte de El Código Da Vinci de Dan Brown.