18 de octubre de 2015

El primer coche que llegó a Nepal

Cuenta la leyenda que el primer coche que entró en Nepal fue en 1922, conducido por el príncipe Eduardo de Inglaterra (más tarde rey Eduardo VIII), que cruzó la frontera india persiguiendo tigres en el actual parque de Chitwan.

Coche trasportado por 60 porteadores. Fotografía de Volkmar Wentzel para National Geographic.

Pero no fue hasta el año 1939 que un coche llegó a Nepal y no lo hizo circulando, si no a hombros de 60 porteadores nepalíes, en una escena digna de Indiana Jones. 

Fue un Mercedes-Benz que Adolf Hitler regaló al entonces mariscal de campo Juddha Shumsher Jung Bahadur Rana, para que se lo diera al rey Tribhuvan de Nepal, dada su conocida afición por los coches de lujo. Y así persuadirle para que le apoyara con las temibles tropas Gurkha en la Segunda Guerra Mundial. El rey aceptó el presente, pero sus guerreros que aún hoy se les considera uno de los grupos de fuerzas especiales mejor preparados del mundo, combatieron como parte del Ejército Británico contra el nazismo.

A partir de aquel primer Mercedes los gobernantes de la dinastía Rana empezaron a querer tener coches en un país sin carreteras. Solo ellos podían permitirse traerlos en barco hasta el puerto de Calcuta, para luego llevarlos hasta Bhimfedi. Y desde allí con decenas de porteadores a través de las montañas del Himalaya hasta la capital Katmandú, única ciudad del reino con calles pavimentadas.


Tener un vehículo cuando el país no disponía de caminos asfaltados, era un lujo extravagante en uno de los lugares más aislados del mundo. Incluso en la actualidad gran parte del país es inaccesible por transportes modernos.

Como recuerda Dhan Bahadur Gole de 92 años, último superviviente de los porteadores de coches, y que jamás se ha montado en coche, los vehículos al no poder circular por los estrechos y empinados caminos eran cargados en largas cañas de bambú. Los coches más grandes requerían de hasta 96 culíes o cargadores paras subir los senderos.

"Ni siquiera sabíamos el modelo de los coches que llevábamos, sólo les llamábamos 32, 64, 96, dependiendo del número de personas que los llevaban", recuerda Dhan Bahadur.




Durante 18 años llevaron unos 30 coches hasta que en 1957, se terminó de construir la serpenteante carretera de Tribhuvan que acabó con su duro trabajo.

 El Mercedes-Benz que Adolf Hitler regaló al rey nepalí Tribhuva.



El primer coche que llegó como regalo de Hitler al rey Tribhuvan, fue utilizado por el monarca hasta su muerte en 1955. Después un colegio de ingenieros de la capital lo utilizó para instruir mecánicos, de ahí pasó a un garaje palaciego donde quedó olvidado durante años.

Hasta que las autoridades del gobierno de la República Federal Democrática de Nepal proclamada en 2008 y que acabó con más de 240 años de monarquía colocaron el coche dentro del Palacio Narayanhiti convertido ahora en un museo.

Actualmente hay más de 500.000 vehículos, que circulan por los 17.000 kilómetros de carreteras que hay en todo Nepal.

Vía 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7

Entradas relacionadas en Meridianos:
En la Luna hay tres coches aparcados
El trono de cuerno de unicornio del Reino de Dinamarca
"Mi reino por un remedio para las hemorroides" Felipe el Hermoso
El coche eléctrico Tesla Model S al descubierto
La historia de las grandes marcas automovilísticas
Escalofriante viaje por una carretera del Himalaya
Últimos minutos en el Everest
Mustang, el último reino perdido