9 de marzo de 2014

Amanece, que no es poco o el mito griego de Deucalión y Pirra



Detalle de una miniatura realizada para el manuscrito Roman de la Rose. Poema escrito por Guillaume de Lorris y Jean de Meung alrededor del año 1500 en Brujas (Bélgica) y que se guarda en la actualidad en la Biblioteca Británica. (Ver original)

Un dibujo sobre pergamino que representa el mito griego de Deucalión y Pirra. Leyenda que cuenta como tras un diluvio, repoblaron la tierra tirando piedras por encima de sus hombros y éstas se convertían en personas. Las de Pirra en mujeres y las de Deucalión en hombres.

Escena que recuerda al semillero de hombres de la película 'Amanece, que no es poco' del genial director José Luis Cuerda. Hombres que crecen en los bancales y que hay que arrancarlos y trasplantarlos, porque si no te dejan la tierra seca. Mejor cuando todavía no hablan, que después dan más guerra y se les hace mayor el rizoma.



Entradas relacionadas en Meridianos:
20 años de la película "Amanece, que no es poco"
Un cómic medieval
Finalizan las elecciones y "Amanece, que no es poco"
El Codex Gigas o la Biblia del Diablo
Regreso a Sad Hill: El cementerio de el Bueno, el Feo y el Malo
La navaja oculta de Ockham
Como tomar un castillo con un gato y una paloma
El anónimo Caronte