15 de septiembre de 2009

40 años cruzando el paso de cebra de Abbey Road



Fue la última portada de los Beatles estando juntos y un lugar que cada año atrae a 150.000 turistas-peregrinos, Saint John’s Wood al norte de Londres. Imitada miles y miles de veces, una imagen que muchos ven como la representación del funeral, el final de la banda de Liverpool.



Los músicos salen de los estudios Abbey Road para ser inmortalizados por la cámara del fotógrafo Iain Macmillan. El cual tomó seis fotos para la portada del disco Abbey Road, álbum que se convirtió en uno de los mejores discos de todos los tiempos.




Una cortejo fúnebre donde los músicos caminan separados, cruzando la calle hacia otro destino. Una portada sin nombre y cargada de significados.


John Lennon viste completamente de blanco asumiendo el rol del sacerdote, Ringo Starr con traje negro seria el de los servicios funerarios, George Harrison con ropa mas informal es el enterrador y Paul McCartney el difunto, tiene los ojos cerrados, camina con el paso cambiado, viste un traje y está descalzo, como suele ser habitual en los cadáveres preparados para ser velados.


En realidad todo la decisión del nombre del disco, el orden en que se cruzo la calle, la composición, la simetría, la luz de la fotografía fue producto del azar. En diez minutos que duró la sesión fotográfica, se logró un icono pop reconocidísimo e inmortal.

Un día en Abbey Road:



Entradas relacionadas:
Lucy in the Sky with Diamonds
La mejor fotografía de la historia del rock
Losing My Religion
The Rolling Stones Rock & Roll Circus, el concierto olvidado
Simpatía por el diablo
Imagine: Lennon-Guevara
Las ultimas letras del rey lagarto