27 de julio de 2009

Un sol en la tierra

El mayor láser del mundo, capaz de emular la intensidad energética de una estrella esta en Livermore (California) el lugar al que peregrinan los físicos para poner a prueba sus teorías sobre los lugares más extremos del universo.

En el interior del gigantesco láser hay un cilindro de oro con una cápsula de plástico de dos milímetros de diámetro con el combustible “estelar”: unos 150 microgramos de deuterio y tritio. Los láser del NIF disparan contra la punta de esta especie de lapicero, donde está el hidrógeno .

El llamado "National Ignition Facility" (NIF) es un láser formado por 192 haces de luz ultravioleta que comprimen una bolita del tamaño de un guisante, llena de hidrógeno hasta alcanzar una temperatura de cien millones de grados centígrados y 20 veces la densidad del plomo. El objetivo es lograr una fusión nuclear controlada y sostenida con ganancia de energía. Los cálculos de los responsables del proyecto indican que se debería producir entre 10 y 100 veces más energía de la consumida por el láser.


El NIF no es sólo el láser más grande del mundo, sino también el instrumento óptico más grande jamás construido. Este precioso cristal de fosfato (KDP), pesa 360 kg y actúa como la óptica del láser. Se fabrico mediante un nuevo proceso, de rápido crecimiento. En sólo dos meses se consiguió lo que antes se tardaba en dos años, con los métodos convencionales. Cada cristal está cortado en placas cuadradas de 40 cm. Más de 600 de estas placas se necesitan para el NIF.


Con un coste superior a 2.700 millones de euros, esta en un edificio del tamaño de tres estadios de fútbol. Alberga un sistema de decenas de miles de componentes ópticos antes de llegar a una gran cámara de vacío, una esfera de aluminio de diez metros de diámetro con capacidad para lograr la ansiada fusión nuclear. La NIF creará condiciones como las que reinan en el interior de soles, en el centro de estrellas que explotan o en el caliente núcleo de los planetas.


Para hacerte una idea de la energía liberada durante la fusión, hay que tener en cuenta que, aunque solo sea durante una fracción de segundo, el láser genera 500 billones de vatios de energía, mil veces más que toda la red eléctrica de EEUU. Y el perdigón de combustible sólo tiene dos milímetros de diámetro.

Los nuevos dispositivos experimentales del NIF son las máquinas más grandes, caras y complejas que el hombre haya creado jamás para aumentar su conocimiento del mundo.

+Info en la web oficial: