8 de julio de 2008

Turismo radiactivo

El 24 de junio de 1957, el ejercito de los EE.UU hizo estallar una bomba nuclear de 37 kilotones a 75 millas al noroeste de Las Vegas. El ensayo, cuyo nombre en código era Priscilla, fue uno de una serie de ensayos nucleares denominado Operación Plumbbob.

Fue la más grande, más larga y polémica serie de ensayos en territorio norteamericano.

Alrededor de 18000 soldados de los EE.UU. participaron en ejercicios durante la Operación Plumbbob.

Restos de edificios utilizados durante los ensayos nucleares.
Hoy, el sitio donde se realizaban estas pruebas es la sombra de la época de la Guerra Fría. Alrededor de 1500 personas todavía trabajan allí, pero gran parte de este sitio parece un pueblo fantasma nuclear, con los cables sueltos y esparcidos al azar por el suelo del desierto.


En la actualidad en el Nevada Test Site se siguen realizando ensayos "subcríticos", un eufemismo porque se sigue utilizando plutonio y explosivos de alta potencia. Se trabaja en los principales componentes de las armas nucleares, materiales metálicos, plásticos, electrónicos, todo lo que lleva un dispositivo nuclear.

Placa conmemorativa de la primera prueba de un arma nuclear (Prueba Trinity). La bomba detonada fue elaborada con plutonio, igual que la lanzada más tarde sobre Nagasaki, Japón.
Sin embargo, el Nevada Test Site también es una gran atracción turística. Al lugar llegan autobuses llenos de jubilados, para ver este singular paisaje con numerosos cráteres formados a partir de los ensayos nucleares.

Imagen del inmenso cráter, Sedan.
El viaje turístico incluye la visita al monstruoso cráter, Sedan. Excavado por una explosión de 104 kilotones que traslado 12 millones de toneladas de tierra.

The National Nuclear Security Administration (NNSA) realiza viajes en autobús al Nevada Test Site una vez al mes; suele haber lista de espera. Si vas a las Vegas y te interesa el viaje infórmate antes y asegurate de que existan plazas libres.

+Info:
Galería de imágenes: Nuclear Family Vacation


Traducido del articulo: A Nuclear Family Vacation