14 de marzo de 2008

El árbol más valioso



Se le conoce como ciprés calvo, es una especie exótica que fue plantada hace más de 300 años en El Retiro. Considerado el árbol más valioso de Madrid, tiene un curioso pasado, a mitad de camino de la Historia y la leyenda.

Hay quien cuenta que este extraño ejemplar, cuya presencia domina todo el Parterre de El Retiro, es hijo del árbol de Popotla, Aquél legendario bajo el cual lloró Hernán Cortés la llamada Noche Triste, tras la derrota de su ejército en Tenochtitlán a manos de los aztecas.

Otros, por el contrario, afirman convencidos que fue Colón quien lo importó de las Indias. Algunos, tal vez más certeros, consideran que fue el explorador Cabeza de Vaca, descubridor de los territorios de la actual Texas, quien lo trajo.

Cuenta la leyenda que, durante la invasión napoleónica, las tropas francesas desmocharon el gigantesco árbol para usar la escotadura de sus ramas como cureña de un cañón con el que disparaban contra los españoles. «Esta leyenda está justificada por la forma actual que tiene el árbol. Cierta o no, la verdad es que fue el peor momento de El Retiro. Las huestes francesas arrasaron el parque, talando árboles, abriendo zanjas y derrumbando los monumentos y construcciones de su interior», señala Luciano Labajos, un profundo conocedor de los jardines históricos.


Del ciprés calvo, la Guía de los jardines de El Retiro, editada por el Ayuntamiento de Madrid, señala que «es el árbol más viejo e impresionante de El Retiro, con más de 400 años de vida». Originario de América Central y sur de Norteamérica, puede alcanzar en aquellas latitudes hasta 50 metros de altura. En México y Centroamérica se conservan ejemplares considerados entre los más monumentales del mundo.