3 de agosto de 2007

SÍNDROMES

Síndrome de la cabeza explosiva

El síndrome de la cabeza explosiva (en inglés exploding head syndrome) es una rara condición médica que fue registrada por primera vez por un médico británico en 1988 y por la cual el paciente siente ocasionalmente un sonido extremadamente fuerte, generalmente descrito como un estallido o estruendo, como si procediera de su propia cabeza.


A pesar de ser percibido como un sonido tremendamente potente, muy rara vez es acompañado por dolor. Los ataques pareen incrementar y decrementar en frecuencia con el tiempo: varios ataques pueden ocurrirse en espacio de pocos días seguidos por meses de receso. Los pacientes a menudo sienten una sensación de terror y ansiedad después de un ataque, acompañado por un elevado ritmo cardíaco. Los ataques también son acompañados en ocasiones por flashes luminosos o dificultad para respirar.

El síndrome de la cabeza explosiva no es un ejemplo de combustión humana espontánea, ni tampoco involucra una verdadera explosión de la cabeza.




Síndrome de Stendhal


El síndrome de Stendhal es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardiaco, vértigo, confusión e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a una sobredosis de belleza artística, pinturas y obras maestras del arte.

Tiene esta denominación por el famoso autor francés del siglo XIX Stendhal (Pseudónimo de Henri-Marie Beyle), quien dio una primera descripción detallada del fenómeno que experimentó en su visita en 1817 a la Basílica de Santa Cruz en Florencia, Italia, y que publicó en su libro Nápoles y Florencia: Un viaje de Milán a Reggio.

Aunque ha habido muchos casos de gente que sufría vértigos y desvanecimientos mientras visitaba el arte en Florencia, especialmente en la Galeria degli Uffizi desde el principio del siglo XIX en adelante, no fue descrito como un síndrome hasta 1979, cuando la psiquiatra italiana Graziella Magherini observó y describió más de 100 casos similares entre turistas y visitantes en Florencia, la cuna del Renacimiento, y escribió acerca de él.

El síndrome de Stendhal, más allá de su incidencia clínica como enfermedad psicosomática, se ha convertido en un referente de la reacción romántica ante la acumulación de belleza y la exuberancia del goce artístico.

El síndrome de Stendhal es la parte central de un anuncio para el automóvil Audi A8 :




Síndrome de Ulises


El Síndrome de Ulises, también conocido como síndrome del inmigrante con estrés crónico y múltiple, es un síndrome de naturaleza psicológica que se caracteriza por un estrés crónico que viene asociado a la problemática de los inmigrantes al afincarse en un nuevo país. El nombre viene derivado del héroe mítico Ulises el cual, perdido durante muchísimos años en su camino de vuelta a Ítaca, añoraba su tierra de origen pero se veía imposibilitado para volver a ella.

Según su descubridor, el doctor Joseba Achótegui, psiquiatra del SAPPIR y profesor titular de la Universidad de Barcelona, es una situación de estrés límite, con cuatro factores vinculantes: soledad, al no poder traer a su familia; sentimiento interno de fracaso, al no tener posibilidad de acceder al mercado laboral; sentimiento de miedo, por estar muchas veces vinculados a mafias; y sentimiento de lucha por sobrevivir. Se calcula que en España puede haber unas 800.000 personas afectadas por esta enfermedad.

El síndrome de Ulises no sólo actúa por sí mismo sino que, como toda situación de estrés, contribuye a acelerar o desarrollar ciertas patologías que podían hallarse latentes en aquellos que los sufren. Por ejemplo, pacientes con predisposición a desarrollar brotes psicóticos pueden ver acelerados o aumentados su aparición a causa del estrés, de ahí que la tasa de estas patologías sean mayores en el colectivo de inmigrantes que en la población general.




Síndrome de Wendy

El síndrome de Wendy esta basado en la necesidad absoluta de satisfacer al otro, principalmente la pareja o los hijos. Es más común en mujeres que en hombres.

Se denomina miedo al rechazo, al abandono, a no sentirse querida, al deseo de complacer a los demás y sobre todo una gran necesidad de aceptación y aprobación.

Suele estar directamente relacionado con el Síndrome de Peter Pan. Es más, no puede existir ningún Peter Pan que no tenga detrás una Wendy para que haga todo lo que él no hace y se responsabilice de todo lo que él evita

Síndrome de Diógenes

El síndrome de Diógenes es un desorden del comportamiento que normalmente afecta a personas de avanzada edad que viven solas, caracterizándose por el total abandono personal, social y el aislamiento voluntario en su propio hogar.

En los años 1960 se realizó el primer estudio de dicho patrón de conducta, bautizándolo en 1975 como síndrome de Diógenes, en referencia a Diógenes de Sinope, filósofo griego que adoptó y promulgó hasta el extremo los ideales de privación e independencia de las necesidades materiales.

La persona que sufre de este desorden se caracteriza por aislarse socialmente, llegando a recluirse en el propio hogar, además de desatender absolutamente la limpieza del mismo y toda higiene personal.

Debido a que creen encontrarse en una situación de pobreza extrema, no siendo a menudo el caso, tienden a intentar ahorrar lo máximo posible llegando a reunir grandes cantidades de dinero sin tener conciencia de lo que poseen realmente. También suelen acumular grandes cantidades de desperdicios y objetos sin ninguna utilidad en sus casas, lo cual les aboca a vivir en situaciones insalubres .





Síndrome de la clase turista



El 'síndrome de la clase turista, consiste en los trastornos circulatorios producidos por la prolongada inmovilidad en espacios reducidos, como los asientos de la clase turista de la mayoría de las compañías aéreas. Puede derivar en trombosis venosa profunda (TVP) en las extremidades e incluso podrían ser fatales si los coágulos se desprenden y llegan al pulmón.

La población de riesgo comprende todas aquellas personas que tienen problemas circulatorios así como personas mayores y embarazadas.

Los síntomas pueden manifestarse con posterioridad al vuelo en forma de hinchazón, dolor, o bien hormigueo en las extremidades. Se recomienda acudir al médico para que en caso de haberse iniciado un coágulo prescriba la medicación adecuada.

Las medidas preventivas para evitar los efectos de esta afección consisten en moverse por el pasillo del avión cada hora, beber agua y ajustarse la ropa, calzado y cinturones de forma que no impidan la circulación así como dormir en posiciones que una extremidad o parte del cuerpo no impida la circulación en otra.

Síndrome de Vietnam


Por Síndrome Vietnam se conoce al sentimiento de derrota e impotencia sufrido por la sociedad estadounidenses en los años 70 y principios de los 80 del Siglo XX tras la derrota en la Guerra de Vietnam.



En los años 60 y los tres primeros de los 70 Estados Unidos libró la guerra (no declarada), más larga de su historia y una de las más caras tanto en vidas como en dólares. Sin embargo no se logró la victoria:



  • 58.000 muertos.

  • 300.000 heridos.

  • Cientos de desaparecidos.

  • Centenares de miles de soldados con una amplia adicción a las drogas y con serios problemas de adaptación a la vida civil.

  • Billones de dólares en equipo y ayuda de todas clases.


Síndrome de Estocolmo



El Síndrome de Estocolmo es un estado psicológico en el que la víctima de secuestro, o persona detenida contra su propia voluntad, desarrolla una relación de complicidad con su secuestrador. En ocasiones, los prisioneros pueden acabar ayudando a los captores a alcanzar sus fines o evadir a la policía.



El síndrome de Estocolmo puede aparecer curioso a primera vista. La literatura menciona varias posibles causas para tal comportamiento:




  • Tanto el rehén o la víctima como el autor del delito persiguen la meta de salir ilesos del incidente, por ello cooperan.

  • Los rehenes tratan de protegerse, en el contexto de situaciones incontrolables, en donde tratan de cumplir los deseos de sus captores.

  • Los delincuentes se presentan como benefactores ante los rehenes para evitar una escalación de los hechos. De aquí puede nacer una relación emocional de las víctimas por agradecimiento con los autores del delito.

  • Con base de la historia de desarrollo personal se puede ver el acercamiento de las víctimas con los delincuentes, una impresión en la edad infantil. Un infante aprende que uno de los padres está enojado, aunque sufre por ello, puede tranquilizarlo por el desvanecimiento de los comportamientos “malos/enojados” y como prueba contraria trata “comportarse bien”, puede activar este reflejo en una situación extrema.

  • La pérdida total del control, que sufre el rehén durante un secuestro, es difícil de digerir. Se hace soportable en el que la víctima se trata de convencer a sí misma, ya sea por su propia voluntad, por ejemplo: se identifica con los motivos del autor del delito.

Alguno síndromes mas:

Síndrome de Asperger
Síndrome de Alport
Síndrome de Cotard
Síndrome de Sturger Weber
Síndrome de Kocher
Síndrome de intestino irritable
Síndrome POEMS
Síndrome de Rett
Síndrome de Reye
Síndrome metabólico
Síndrome de Williams
Síndrome de Down
Síndrome de Leriche
Síndrome de Lowe
Síndrome de Cenicienta
Síndrome de las piernas inquietas
Síndrome del estudiante
Síndrome de alimentación nocturna
Síndrome de adaptación espacial

Mas síndromes