14 de julio de 2016

Con un Vespino a la cima del pico Aneto de 3.404 metros

Uno de los vecinos de Benasque, en un Vespino en la cima del pico Aneto.
Agosto de 1968 un grupo de una veintena de vecinos de Benasque en Huesca, están reunidos en el bar Rabasón. Enfadados con un grupo de motoristas de Mataró, en la provincia de Barcelona que pretende subir con sus grandes motos a la cumbre del pico Aneto de 3404 metros de altitud, situado en el valle de Benasque.

Los vecinos están indignados con esta expedición, consideran que este acto promocional puede causar daños en la montaña.

Y para fastidiar la ascensión publicitaria, la gente del pueblo decidió en la reunión del bar, donde se deciden este tipo de cosas, adelantarse a la iniciativa que tenía el apoyo de instituciones y de varias marcas comerciales, la fábrica de motocicletas Bultaco, otra de bañadores y una tercera de bronceadores.

Noticia aparecida en La Vanguardia, domingo, 30 junio 1968, página 52

Es entonces cuando seis decididos aragoneses, tuvieron la idea de llevar a sus espaldas, un Vespino a lo más alto del Aneto, eso sí, desmontado para así repartirse los 60 kg de peso del ciclomotor. Como cuenta uno de los protagonistas del ascenso de un Vespino al Aneto.

Y el 3 de agosto, a eso de las 4.00 de la madrugada, salieron camino del techo de los Pirineos, y arriba se cruzaron con unos montañeros que inmortalizaron la hazaña.


La ascensión tiene una última dificultad, el conocido como "puente de Mahoma", la entrada a la Yanna paraíso musulmán, un paso tan estrecho como el filo de una cimitarra sobre la que sólo pasan los justos.

Cresta que separa la antecima de la cima del Aneto, tramo horizontal de apenas 30 metros de largo, pero con una escalofriante caída a ambos lados.


Tras hacer cumbre los seis jóvenes regresaron al pueblo a eso de las 7 de la tarde como contó una crónica del Mundo Deportivo el 7 agosto de 1968 y celebraron a lo grande la gesta en el bar.

Y aunque la proeza de los mozos de Benasque no frenó la acción comercial en su totalidad, la subida si fue suspendida en el Collado de Coronas justo antes del puente de Mahoma, paso que si cruzaron los valientes jóvenes con un Vespino.  

Vía 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7

Entradas relacionadas en Meridianos:
El hombre que descendió esquiando el Everest
Estremecedor salto en paracaídas
Escalofriante viaje por una carretera del Himalaya
Cambiando la bombilla más alta del Empire State Building
Carlos Soria, un joven escalador de 73 años
Sin miedo a las alturas
Mustang, el último reino perdido
Parahawking, parapente con halcones
Haiku, la escalera al cielo
Sobrevolando la torre sin nombre
Los Héroes perdidos del Everest
El temerario Dean Potter
Una cabaña en el Matterhorn
Alex Honnold el escalador sin red
El viaje más increíble al Everest
Ueli Steck el alpinista más rápido del mundo
Últimos minutos en el Everest