6 de mayo de 2015

Ávila la ciudad donde quiso vivir Orson Welles

Orson Welles durante el rodaje de 'Campanadas a medianoche', junto a la  muralla de Ávila. Foto Avilas
Año 1960, en la habitación de un hotel de París, Orson Welles concede una entrevista de 50 minutos en una distendida conversación, donde reflexiona sobre el arte de dirigir, la escritura, la política, y sobre su deseo de dejar un valioso legado a su profesión.

– ¡Las cosas que hemos visto!
– ¡Cuando oímos las campanadas a medianoche!
Robert Shallow a su amigo John Falstaff, en la escena inicial de 'Campanadas a medianoche'.


El director también habla sobre el exilio, el éxito en el espectáculo, analiza alguna de sus obras y cómo fueron recibidas por el público y la crítica. La entrevista recorre muchos puntos de su vida, la magia, el dinero, la fama, la crítica, el hogar que no encontraba. En un momento de la entrevista declara que le gustaría establecerse en España, concretamente en Ávila.

"Si pudiera elegir un lugar donde vivir sería España y en concreto Ávila. El clima es horrible, muy cálido en verano, muy frío en invierno. Es un lugar extraño y trágico. No sé por qué siento algo muy especial."
El cariño que Welles tenía por las tierras abulenses venía dado por sus gentes, los paisajes y la comida. Tal vez influido por otro norteamericano Hemingway, también apasionado de estos parajes. El cual tras vivir un par de meses en la localidad de Barco de Ávila, se enamoró de la pesca de la trucha, de sus amables gentes y de sus asados.



Un lugar donde considero fijar su residencia española. La experiencia le marco tan profundamente, que dos décadas después un emocionado Hemingway confesaba: "Procedo de Barco de Ávila, Cooke City, Montana..."

Vas caminando por Ávila y ves a Orson Welles en el rodaje de Campanadas a Medianoche. Foto Avilas
De ambos genios artísticos Orson Welles y Ernest Hemingway, la ciudad de Ávila no guarda ningún recuerdo, ni un placa en su memoria, nada. Como dice José Luis Pajares (autor del maravilloso archivo fotográfico abulense que es Avilas.es), "otro caso de desmemoria que en la ciudad suelen tener como recompensa, en el mejor de los casos, una calle en nuevas urbanizaciones o en polígonos industriales."

Orson Welles muleta en mano dando ordenes en el rodaje de Campanadas a Medianoche. Foto Avilas


'Campanadas a medianoche' y 'Por quién doblan las campanas' obras de Welles y Hemingway respectivamente no solo tienen en común el instrumento musical originario de Campania, en Italia, donde se usó por primera vez, sino que ademas muestran su pasión por Ávila.

Orson Welles fumando un puro y vestido de John Falstaff frente a las murallas de Ávila. Foto Avilas



Un amor por Ávila que quedo reflejado en el rodaje en esta ciudad castellana, de la que fue su película favorita, 'Campanadas a medianoche': "Aquella que ofrecería para entrar en el cielo, la menos fallida. La que mas se aproxima a lo que intente hacer".



El rodaje de esta adaptación de varias obras de Shakespeare, fue una locura. Empezaron en octubre de 1964 y las 12 semanas previstas se convirtieron en seis meses.


Welles filmó por media España, y solo él y Kevin Baxter —el príncipe Hal— estuvieron de inicio a fin. "Es extraordinaria su capacidad como director de cine. Desmontaba las secuencias en su cabeza, filmaba planos en cinco sitios distintos y luego los encajaba en el montaje. Me volví loco con la secuencia en la que el nuevo rey acude a ver a Falstaff y le destierra. Empieza en Ávila, entra en Cardona (Barcelona) y de repente se gira y eso está filmado en Medinaceli." asegura Esteve Riambau, director de la Filmoteca de Catalunya y uno de los mayores expertos sobre Welles.


Sirva esta entrada como homenaje hoy, en el centenario de su nacimiento a uno de los directores más influyentes de la historia del cine. Un autor que rodó su primera película sin saber apenas nada de cine y le salió una obra maestra. Que reinventó la gramática cinematográfica con su ópera prima, 'Ciudadano Kane', y que pasó el resto de su vida tratando de obtener la libertad creativa de la que disfrutó en su título de debut.



Y como dice el juez maese Shallow a su amigo John Falstaff, al inicio de 'Campanadas a medianoche' mientras se dirigen a la taberna La cabeza del jabalí, en Eastcheap (Londres) atravesando un paisaje nevado, escondido en la Casa de Campo madrileña: ¡Las cosas que hemos visto!...   gracias a Orson Welles.

Vía 1, 2, 3, 4 y 5

Actualización 3 de junio de 2015:
Una calle para Orson Welles en Ávila | #UnaCalleParaOrson

Actualización 25 de junio de 2015:
Entrevista en la Cadena SER de Ávila donde hable de la iniciativa | #UnaCalleParaOrson

Actualización 27 de noviembre de 2015:
Se logra el reconocimiento de la ciudad de Ávila a Orson Welles. Una placa situada donde vivió el cineasta recordará su paso por Ávila, la ciudad donde quiso vivir.



Entradas relacionadas en Meridianos:
La ciudad de Ávila, un gran plató de rodaje
"Me llamo John Ford y hago películas del oeste"
El perfil de Quentin Tarantino
La mano de un oso pardo lleva 400 años clavada en la puerta de una iglesia en Ávila
El ábside románico que viajó de Segovia a Nueva York
Stanley Kubrick: Una vida en imágenes
Un día en Ávila
Nadie es perfecto (excepto Billy Wilder)
Regreso a Sad Hill: El cementerio de el Bueno, el Feo y el Malo
Una catedral dentro de una muralla
"El Último Truco" de Emilio Ruiz, el mejor maquetista del mundo

2 comentarios:

Colillano dijo...

Mientras residió en Ávila, lo hizo en una vivienda de la Plazuela de la Fruta, en el edificio donde hoy está el restaurante.
Esa casa, quizá fuera propiedad de Emiliano Piedra, o, tal vez, sólo la alquiló para Donorzo, como le llamaban en Andalucía.

Paco Blocas dijo...

En Ronda tanto Welles como Hemingway están presentes en el callejero en los lugares más privilegiados. Esto hace que vayan por allí turistas amantes de tabernas, con ligero sobrepeso, que suelen dejar bastantes divisas. Esperemos que el Ayuntamiento de Ávila conceda ese honor a Welles y a otra gentes más del terreno como Enrique Rodríguez-Solís, José Somoza y Muñoz o Manuel Ciges Aparicio.