8 de febrero de 2015

El bolso que Armstrong trajo de la Luna y escondió en su armario durante 43 años



Tras la muerte el 25 de agosto de 2012 del astronauta Neil Armstrong, su mujer Carol descubrió una bolsa de tela blanca oculta en un armario. Lo que parecía un bolso de mano de mujer, estaba lleno de diferentes objetos que la viuda de Armstrong creía podían ser de una nave espacial.

Y para averiguarlo la viuda se puso en contacto mediante correo electrónico con Allan Needell conservador del Departamento de Historia del Espacio del Museo Nacional del Aire y el Espacio de la Institución Smithsonian. Adjunto en el correo le envió a Allan varias fotografías con la bolsa y los objetos que contenía esparcidos por la moqueta de su habitación.

Fotografía de Carol Armstrong que muestra los objetos que se encontraban dentro de la bolsa de tela blanca.

Allan, enseguida reconoció que era la bolsa - el conocido por los astronautas como el bolso McDivitt - y su contenido podrían ser componentes de la misión Apolo 11. 

Los astronautas se referian con ironía a esta bolsa de mano, como bolso McDivitt, porque fue Jim McDivitt el comandante del Apolo 9, el primero en sugerir que era necesario una bolsa de equipaje para guardar temporalmente artículos cuando no había tiempo para devolverlos a su lugar.

El "Bolso McDivitt" en el Apollo 11 en manos de Buzz Aldrin.


Todo un descubrimiento que como escribió el viernes el propio Allan Needell en su blog: "Es difícil imaginar un momento mas emocionante para el conservador de una colección de artefactos espaciales.

Después de algunas investigaciones se hizo evidente que la bolsa (llamada oficialmente Temporary Stowage Bag o TSB) y todo su contenido eran elementos del Águila, el modulo lunar del épico viaje del Apolo 11. Estos artefactos están entre los pocos objetos traídos de vuelta a casa desde la Base de la Tranquilidad el lugar de alunizaje, por lo tanto, tienen un gran valor histórico. 

Los ojos llorosos de Neil después de pisar la Luna.


Y a pesar de que estaba programado dejar abandonados estos objetos dentro de la bolsa en la superficie de la Luna, no se sabe cómo llegaron a manos de Armstrong y por que razón los guardó en secreto durante más de cuarenta años. Incluso cuando en alguna ocasión James Hansen su biógrafo oficial, le preguntó acerca de los recuerdos que se había quedado de su viaje a la Luna, Armstrong nunca hizo mención de lo escondido en su armario.

Los 18 objetos que Neil se trajo de la Luna.


El contenido identificado por el equipo del Apolo Lunar Surface Journal, incluye 18 objetos: la correa de Armstrong, luces y sus soportes, equipos de compensación, una llave de emergencia, una mira óptica, una red...

La cámara que Neil Armstrong escondió en su armario durante 43 años.

De suma importancia es la cámara de película de 16 mm. Cámara que estuvo montada en la ventanilla delantera derecha del módulo lunar y se utilizó para filmar la fase final del descenso a la superficie lunar, el aterrizaje, así como las paseos de Neil Armstrong y Buzz Aldrin en la superficie lunar incluyendo la toma de las primeras muestras y como plantaron la bandera.

En septiembre de 2012, un mes después de la muerte de Armstrong, el ​​presidente Obama firmó una ley que confirmaba que los astronautas de las misiones Mercury, Gemini y Apolo tuvieran título legal de sus recuerdos, para que así puedan mantener (o vender) sus artefactos espaciales.

Por ahora, la bolsa y su contenido están cedidos al Smithsonian, aunque la familia tiene intención de donarlo definitivamente al museo. Además del bolso McDivitt, la familia también ha ofrecido una extensa colección de objetos y recuerdos personales de Armstrong. Dos de los artefactos, la cámara y la correa de la cintura, ya están en exhibición en el Museo Nacional del Aire y del Espacio, como parte de la nueva exposición, "Fuera de la nave espacial: 50 Años de Actividad Extra-Vehicular".

Entradas relacionadas en Meridianos:
Astronautas en el desierto
Los inicios de la NASA
Lanzar un avión de papel desde el espacio
Calentando gatitos para crear naves espaciales
Tropiezos en la Luna
Objetos singulares que viajaron al espacio
Mi primer viaje espacial
¿Es posible el sexo en el espacio?
La última meada
El olvidado programa espacial de Zambia
El queso espacial de los Monty Python
Los ojos llorosos de Neil Armstrong tras pisar la Luna

2 comentarios:

Demigrante dijo...

Me ha gustado el artículo, era otra época sin duda. Otra curiosidad: Las imágenes menos conocidas de las misiones Apolo

César Augusto Martínez dijo...

El que estos objetos estuvieran guardado en un armario y no estén en la Luna pudiera ser usado como prueba de que tal viaje nunca se dio. Y si eso fue así, quizás el astronauta nos quiso decir algo con haberlo ocultado por tanto tiempo.

A lo mejor esas lágrimas decían otra cosa... y no precisamente alegría.