5 de noviembre de 2014

Corrupción, riqueza y belleza: La historia de la góndola veneciana

Su sinuosa y elegante línea de 11 metros de largo y unos 600 Kg, formada por 280 piezas. Construida de manera artesana con ocho tipos de madera: tilo, alerce, roble, abeto, cerezo, nogal, olmo y caoba. Un diseño único con una curvatura longitudinal que reduce al mínimo el área de contacto con el agua y con un contorno asimétrico que permite maniobrarla con facilidad con un sólo remo de haya. Y sobre todo el maravilloso ambiente en el que se mueve, hacen de la góndola veneciana la embarcación más bella del mundo.


La góndola ha sufrido muchas transformaciones a lo largo de los siglos y la versión actual es el resultado de un largo proceso de evolución y adaptación a las diferentes exigencias de los navegantes y a las cambiantes aguas de la ciudad de los canales. De forma asimétrica, con el lado izquierdo 24 cm. más ancho que el derecho, lo que le hace navegar siempre inclinada hacia un lado. Tiene el fondo plano que le permite superar profundidades muy bajas.




La góndola del final del siglo XV era bastante similar a las otras embarcaciones lagunares. Empezó a tomar características diferentes en los primeros decenios del siglo XVI cuando se convirtió en un medio destinado principalmente al transporte privado de personas de cierto rango.

Su aspecto era bien distinto del de hoy, excepto por el color negro del casco, característico de todas las embarcaciones vénetas debido al uso de la pez como impermeabilizante (aunque algunas leyendas adjudicaban el uso del negro por el luto por la peste).







La tradición de los squeri los constructores de góndolas es tan antigua como Venecia. Su nombre deriva de un instrumento de trabajo, la escuadra (en dialecto veneciano "squara"). Al principio el squero (astillero o atarazana) era el lugar en el que se construían y reparaban todo tipo de embarcaciones, desde las galeras hasta las góndolas, desde grandes barcos hasta los sándalos, barcas planas de laguna.


Cada detalle de la góndola tiene una precisa simbología, en especial la forma de las piezas de metal, donde la elegancia formal se une a la utilidad. El hierro de proa de las góndolas, llamado "fero da pròra" o "dolfin", sirve para equilibrar el peso del gondolero y tiene una forma que imita la forma de S invertida del Gran Canal. La hoja principal una especie de peine formado por seis dientes "rebbi" recuerda los distritos en que se divide Venecia.


Sólo hacia el final del siglo XVII se llegó a una forma parecida a la actual: una planta asimétrica que acentúa la curvatura y la elevación de la popa para dar mayor maniobrabilidad al gondolero. Ahora su uso es exclusivamente turístico, y según ciertas estimaciones hay alrededor de 400 unidades. Y pensar que allá por el año 1580 por los canales de Venecia circulaban más de 10.000 góndolas. 

La historia de la góndola se entrelaza por tanto, con la historia de Venecia.



Vía 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7

Entradas relacionadas en Meridianos:
Los Médicos de la Peste
El pasadizo secreto del Vaticano
Lluvia de rocas volcánicas en Sicilia
Por los cuernos de Moisés
Le Barzellette
El piano que imaginó Leonardo Da Vinci
Solo per due, el restaurante más pequeño del mundo
De Venecia a Venecia
"Muerte en Venecia" Isola di San Michele
Leonardo da Vinci, el hombre que quería saberlo todo
El mítico concierto de Pink Floyd en Venecia
Un cerebro oculto en la Capilla Sixtina
Daghe l'aiga a le corde! (¡Agua a las cuerdas!)