25 de mayo de 2014

El Trono de piedra de Carlomagno


El Trono de Carlomagno encargado en el año 790 por el propio emperador que unió los pueblos desde el Ebro hasta el Elba, es un trono construido con placas de mármol blanco traídas de la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén.


Sillón real de lineas espartanas, muy sobrio y nada cómodo en comparación con otros asientos regios. En el fueron coronados 30 reyes del Sacro Imperio Romano Germánico sucesores de Carlomagno.

Napoleón ante el Trono de Carlomagno.
El elevado asiento incluye un paso inferior, por donde los súbditos debían pasar gateando para mostrar obediencia al monarca. Según la leyenda los seis escalones que conducen al trono, son los peldaños del Palacio de Pilatos, que Jesús subió después de que fuera azotado.


Trono de leyenda fuente de inspiración para George R.R. Martin, modesto sillón de piedra que se encuentra en la Capilla Palatina, conocida como la cuna de Europa. En el centro de una girola de dieciséis caras con una cúpula octogonal. Trono de Europa centro del Palacio de Aquisgrán, lugar erigido como muestra del poder carolingio.

Una de las dos placas laterales, sirvió como tablero de un antiguo juego del molino.
De aspecto sencillo sin ninguna adorno ni decoración, el sillón pétreo esta formado por cuatro placas de mármol unidas con abrazaderas de bronce.

 La placa trasera muestra una representación de la crucifixión.
El Trono de Aquisgrán tan frío, que el escritor Victor Hugo comentó de manera burlona como la bella Josefina de Beauharnais, primera esposa de Napoleón se resfrió por sentarse en su frío mármol por lo que sufrió una grave infección de vejiga.

Vía 1, 2, 3, 4, y 5

Entradas relacionadas en Meridianos:
El trono de cuerno de unicornio del Reino de Dinamarca
El pasadizo secreto del Vaticano
Nueve reyes
Bezoar, la piedra mítica
El lugar donde acaban los reyes: El Pudridero
Un grafiti vikingo en la iglesia de Santa Sofía en Estambul
El zar y el rey de Inglaterra primos idénticos
La sombra del peregrino
Daghe l'aiga a le corde! (¡Agua a las cuerdas!)