4 de junio de 2013

Cómo las flores cambiaron el mundo

Foto Lee Inhwan
"Cómo las flores cambiaron el mundo" (How Flowers Changed the World) es un maravilloso ensayo escrito en 1957 por el antropólogo, escritor científico, ecologista y poeta Loren Eiseley. Un texto que forma parte de su primer libro El Viaje Inmenso (The Immense Journey) y que me sirve a mi para dar título a esta entrada y con ello hacerle un pequeño homenaje a modo de cuento científico a este magnífico autor. Un escritor que ponía poesía a la ciencia.

Y es que a veces la explicación científica que se da de un hecho como un amanecer en el mar: "La Tierra rota hasta que su plano tangencial coincide una vez más con el acimut solar"..., no sirve como inspiración:

Érase una vez en el planeta Tierra hace unos 150 millones de años (pocos en términos geológicos) durante el periodo Cretácico, en el que no había flores; ni lirios, ni claveles, ni tulipanes, ni adelfas... Una época sin color que finalizó unos 20 millones de años después, cuando aparecieron con toda su diversidad sobre la faz de la Tierra las plantas con flores, las angiospermas, llenando el mundo de distintas tonalidades. Una explosión violenta y silenciosa que Darwin llamó "abominable misterio". Y es que si fuera posible comprimir toda la historia de la Tierra en una hora, la revolución de las flores habría aparecido en los últimos 90 segundos.
Y todo pese a los 200 millones de años de ventaja que les llevaban helechos y coníferas, las plantas con flores colonizaron nuevos terrenos y evolucionaron más rápidamente que sus rivales, siendo en la actualidad cerca del 90% de las plantas, con una lista de 257.000 especies diferentes.
La diversificación de las plantas convirtió un planeta pardo en un mundo verde, luego rojo, amarillo, blanco, naranja y de todos los colores. Sin las flores y la variedad infinita de los frutos, el hombre sería hoy irreconocible. El Homo sapiens posiblemente no existiría y podría ser un roedor insectívoro nocturno que se alimentaría de cucarachas. Y todo por el peso de un pétalo que cambió para siempre el mundo en el que vivimos.
Ahora seguro que en este tiempo primaveral  al mirar por tu ventana, veras flores por todas partes. Hay infinidad de plantas que florecen: rosas, geranios, petunias, tomillo, amapolas etc. Y es que todos los días, ahora más, (para disgusto de los que somos alérgicos) las angiospermas entran en floración.
Todos los días las flores cambian el mundo.

Entradas relacionadas en Meridianos:
El Hanami (花見) o la tradición japonesa de observar la belleza de las flores.
La polilla cuya existencia adivinó Darwin
Un clítoris azul
Los seres vivos más antiguos del planeta
Dos hombrecillos y una mujer
El espectáculo natural de las luciérnagas sincronizadas
Los árboles del dinero
Hormigas explosivas y suicidas
"La Senda del Pensamiento" de Darwin