20 de abril de 2009

El Lunes de Aguas y el Padre Putas

Hoy en Salamanca decenas de miles de personas han disfrutado de un tarde de sol para celebrar el tradicional Lunes de Aguas.


Los orígenes de esta fiesta singular se remontan al siglo XVI, cuando llega a esta ciudad el rey Felipe II para casarse con la princesa María de Portugal. En los días sucesivos, en que tienen lugar los actos de celebración de los esponsales, el jovencísimo Felipe II de dieciséis años de edad contempla asombrado cómo esta sobria capital castellana disfruta del ocio y la diversión sin límites ni miramientos.

El rey dentro de su rectitud casi monacal quedo perplejo con tamaño espectáculo y promulgó un edicto ordenando que durante los días de Cuaresma y Pasión se prohibiera comer carne y obligó a que las prostitutas fueran expulsadas extramuros en la margen izquierda del río Tormes. En estas disposiciones reales tiene su origen la frase "Como putas en cuaresma" = sin dinero.

"A Toledo, por la espada; a Valencia, por las frutas; a Rioja, por bon vino y a Salamanca, por putas". Foto Darco TT

A partir del Miércoles de Ceniza las meretrices permanecían bajo la custodia de El Padre Putas . Uno de los puestos oficiales por designación real más codiciados de la época. "El Padre Putas" o "Padre de Mancebía" tenía que suministrar alimentos, botica, cirujano, mobiliario y cuidar de que los días de fiesta, cuaresma, témporas y vigilia “no estén las dichas mujeres ganando en la dicha mancebía, so pena de cien azotes y el dicho padre no las consienta so la dicha pena”. Tan alta responsabilidad no podía conferirse a cualquiera. Debía contar con el beneplácito del Consistorio, jurar su cargo ante el escribano e incluso, en algunos momentos, tenía que ser concejal y responder de todas las infracciones a las ordenanzas que pudieran cometerse.

El sabio refranero:

"Ávila de los Caballeros: santos, cantos y puteros."
"Zorra que marchó a Zamora no descansó ni una hora."
"De Béjar el buen pañero, la sierra y el putañero."
"Cuando llega el portugués, la furcia trabaja un mes."
"A Guijuelo por jamón, de Guijuelo por revolcón."
"Si vuelve de la Ribera, la puta no vuelve entera"
"El que en Ledesma es capón, en Salamanca la arrastra"
"Guardad la gallina, que vienen los de Alba; (y en siendo puta, más, que la dejan sin calva)."
"En Ciudad Rodrigo, Rodrigo; en Salamanca, Don Higo"



Y tal día como hoy el primer lunes después del de Pascua, una multitud de estudiantes con ramas de árboles en las manos, regresaban a las putas a la ciudad cruzando el río en barcas engalanadas para tal efecto. Vitoredas formaban un espectáculo, tan vistoso, que gran parte de de la ciudad acudía a observarlas y a formar parte del festejo.



En la Edad Media, los prostíbulos se identificaban mediante un ramo de flores que había en su puerta, de ahí que se las llamase rameras a sus inquilinas. Lamina del siglo XVI, prostituta robando a joven.

Asi nació una de las tradiciones con más arraigo de esta localidad. Un ciudad que en aquella época tenia más de ocho mil estudiantes, Madrid por ejemplo solo tenía once mil habitantes en ese primer tercio de siglo XVI. Como atestiguan gran variedad de fuentes literarias e históricas de la época, los lupanares, casas de citas y otros establecimientos de lenocinio de la ciudad, eran uno de los más florecientes de España en el Siglo de Oro. La Universidad de Salamanca era el centro de estudios más importante de Europa, por tanto las rameras aprendían el oficio a su sombra, realizando sus prácticas de aprendizaje con el elemento estudiantil de la ciudad para, convertidas en auténticas "profesionales diplomadas", pasar a la Corte, donde las exigencias, a nivel técnico, eran con mucho mayores. De ahí la frase hacer "la carrera".


Un complejo mundo humano plagado de criados, mozos de cuadra, taberneros, mujeres públicas, lavanderas, amas de llaves, buhoneros, feriantes, becados, sopistas, señoritos de postín, pícaros, incluseros, 'lazarillos' avispados, ciegos resabiados, alcahuetas y 'celestinas' poblaban los arrabales de Salamanca.


Foto jennyfragoso.

Hoy Lunes de Aguas, los salmantinos se reunieron en pandillas y abandonaron la ciudad para merendar el típico hornazo y bailar en las riberas del Tormes festejando así una celebración eminentemente laica y popular.

Via: 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7


Entradas relacionadas:
Las Luminarias de San Bartolomé
La cantárida, el peligroso afrodisíaco
El lado oscuro del corazón
Diario de una ninfómana
Una cena afrodisiaca para seducir
Tuya por Dos Ases de Bronce

6 comentarios:

Anónimo dijo...

CUANDO TE DECIA ESTA TARDE QUE TE LO CURRARAS,MAS O MENOS ME REFERIA A UNA ENTRADA DE ESTE TIPO,GRACIAS JOSE,AMIGO.PUMUKY.......

eLzO dijo...

Gracias colega. Salu2 de un melocoton.

Orayo dijo...

Genial entrada. Parece que en el siglo XVI había menos tabú entorno a la prostitucion. Lo de las prostitutas, los estudiantes y hacer la carrera es divertido. Ah, y me ha encantado conocer de donde proviene lo de "ramera".

salu2!

Palabra de confirmacion: parsec

Julito dijo...

Joder con los de Salamanca.
¿Sabías que además allí tienen unos bollos típicos llamados "CHOCHOS"?

Anónimo dijo...

respondo a julito, en realidad no son bollos, sino una especie de peladilla alargada con baño de azucar glaseada por encima, y que se comenzaron a fabricar precisamente por esa fecha para que las mujeres putas endulzaran su rajita, por eso se llaman "chochos"

Jacobo Nipónico dijo...

Podrías haber añadido que gran parte del artículo está tomado verbátim del artículo de Wikipedia. Si no se hace así, se considera plagio...