27 de noviembre de 2008

El señor de las hormigas

Edward O. Wilson asegura haber tenido una época de atracción por las mariposas, otra por las serpientes, otra por los pájaros... Pero a los siete años un accidente de pesca decidió por él cuál sería su pasión definitiva, las hormigas.

Durante una dura lucha con un sargo, el anzuelo se soltó de la boca del pez y se le clavó en el ojo derecho, perdiendo la visión para siempre. Poco después, durante una escucha de cantos de ranas, descubrió que además era bastante duro de oído. De manera que sólo le quedaba dedicarse a aquellos animales que pudiera sostener entre sus dedos índice y pulgar. Es el mayor especialista del mundo en hormigas, padre de la Sociobiología y creador del concepto de Biodiversidad. Es sin duda uno de los biólogos más renombrados de nuestro tiempo. Algunos lo consideran el nuevo Darwin.

El Dr. Wilson es una de las dos únicas personas que han recibido la concesión más alta en ciencias de Estados Unidos, la medalla nacional de la ciencia y el premio Pulitzer en literatura, este último en dos ocasiones.

La Real Academia Sueca, que concede el Premio Nobel le concedió el premio Crafoord, una concesión diseñada para cubrir las áreas no cubiertas por los premios Nobel. También ha recibido otros 90 premios, medallas, y concesiones en todo el mundo, así como 27 doctorados honorarios.

En 1995 fue nombrado como uno de las 25 personalidades más influyente en América, y en 1996 una encuesta internacional lo puso entre los 100 científicos más importantes de la historia.

Edward O. Wilson, refiriéndose a las hormigas dijo: "Karl Marx tenía razón, el socialismo funciona, sólo se equivoco de especie".