14 de agosto de 2008

Teletimos en la madrugada

"Forma el nombre de una ciudad con las siguientes letras: BRALECNOA".

No se trata de un ejercicio de Lengua para niños de 2º de Primaria sino del gancho de un 'call tv' o, lo que es lo mismo, uno de esos programas de televisión en el que los espectadores llaman por teléfono para conseguir un premio. Y la prueba es exactamente eso, un gancho. Porque el objetivo de las productoras de estos formatos es enganchar a aquellos que se encuentran al otro lado de la pantalla para que llamen, intenten participar y paguen por ello.



En Soitu publicaron una explicación bastante completa de lo que por otro lado aparenta ser un fraude tan obvio como escandaloso y que debería ser suficiente para prohibir la emisión de todos esos programas-concurso fraudulentos:


El «teletimo» de los programas de medianoche – Los programas de call-tv proliferan en las parrillas de las cadenas generalistas. Las asociaciones de consumidores aseguran no poder demostrar que son un fraude (…) Para muchos de los espectadores, la explicación [de cómo todo el mundo falla las sencillas preguntas que aparecen en pantalla] está clara: los programas tienen truco. El presentador de uno de estos espacios nos cuenta cómo «de las diez llamadas a las que doy paso en cada programa (de una hora de duración) generalmente sólo dos son reales». ¿Y qué pasa con el resto? «Son gente de la redacción, los propios compañeros» (…)


"No es nada fácil formar palabras de nueve letras", dice la presentadora de este 'call tv'.

A todo esto, si uno «zapea» las decenas de canales de la TDT por la noche, es fácil ver que un inmenso número están dedicados a estos «teletimos», algunos se diría que incluso se estuvieran emitiendo todo el día. Otro generoso porcentaje de canales emiten «teletiendas» que intentan profundizar aun más en el tópico. ¡Ah, Televisión Digital Terrestre, bienvenidos al Siglo XXI! ¡Se suponía que esto era el futuro! Y en realidad está resultando ser caldo de cultivo para más de lo mismo (en este caso de lo peor) de la tele tradicional.

Vía Microsiervos