22 de mayo de 2008

El experimento más largo de la historia

El experimento mas duradero en el tiempo, es el que empezó en 1927 el Profesor Thomas Parnell de la Universidad de Queensland en Australia para determinar la viscosidad de la brea y que aun no a concluido.

El profesor quiso demostrar a sus estudiantes que algunas sustancias que parecen ser sólidos, en realidad son líquidos de muy alta viscosidad.

La brea parece un solido, y como tal puede ser destruido con un duro impacto.

El ensayo consiste en poner brea en una especie de embudo y según lo que tarde en gotear, determinar su viscosidad respecto a la del agua. La primera gota tardo en caer 8 años, hasta diciembre de 1938, la segunda en 1947, la tercera en 1954. La ultima y octava gota hasta ahora fue en noviembre de 2000. En 81 años solo han caído 8 gotas.

Hasta la fecha, nadie ha sido testigo de la caída de una gota.

Desde 1990 el profesor John Mainstone es el supervisor de este tan largo experimento.

El experimento al principio no estuvo sometido a un control de las variaciones térmicas. Lo que ha producido cambios en la viscosidad a lo largo de los años. Poco después de la séptima gota en 1988, se instalo aire acondicionado en el lugar donde esta el experimento. Ahora las condiciones ambientales están controladas, lo que ha alargado el tiempo entre cada gota.

Como primera conclusión se ha podido determinar que la brea es 100 mil millones de veces más viscosa que el agua.






Se suele decir que la misma característica la posee el vidrio, pero mucho más exagerada. En las cristaleras de las catedrales góticas se puede comprobar que la parte inferior de la vidriera es ligeramente más gruesa que la superior. Un sólido cristalino es estable de por vida, por sí solo no cambiará jamás su estructura; en cambio, un vidrio no lo es ya que tiende al estado cristalino. En cierto sentido fluye, pero no en una escala humana de tiempo. Si se espera el tiempo suficiente los vidrios de las iglesias terminarán derramados en el piso o se transformarán en un opaco sólido cristalino.

Recientemente se calculó el tiempo que tardaría en aumentar en un cinco por ciento el ancho de la base de un panel de vidrio. La respuesta: al menos 10 millones de años. Comparados con ese tiempo los escasos siglos de vida de los vidrios más antiguos son instantes en los que nada pudo pasar.



Un mito bastante aceptado pero que realidad como todo buen mito es falso.

+Info: Patrañas, el cristal en realidad es un liquido
Wikipedia: Pitch drop experiment

5 comentarios:

Dufraine314 dijo...

Gracias por esta reseña tan interesante.

Rebeca dijo...

Ahora que verdaderamente presto más atención que antes a tus artículos... solo decirte que verdaderamente maravilloso e interesante...Gracias por estos increibles artículos.

eLzO dijo...

Gracias a ti por prestar atención. Salu2

Felipe dijo...

Realmente, lo del vidrio es una leyenda (¿urbana?). Los sólidos vítreos son tan sólidos como los demás. Lo de las vidrieras no es cierto, simplemente son imperfecciones debidas a la tecnología de la época. Podéis encontrar información al respecto en páginas de física.
El vidrio es sólido y no fluye (es una tautología, pero hay que decirlo).

Faridmil dijo...

yo soy estudiante de química y he realizado pruebas de viscosidad, personalmente es un fastidio. En ocasiones uno dura horas en el laboratorio pero nunca me imagine que tan mamon podria llegar a ser este tipo de experimentos