28 de mayo de 2008

Casablanca película mediocre

Para muchos críticos esta mítica película esta considerada una de los grandes filmes de todos los tiempos. Casablanca tuvo un inicio sólido pero no espectacular y, sin embargo, fue ganando popularidad a medida que pasó el tiempo y se fue colocando siempre entre los primeros lugares de las listas de mejores películas.


Una nota discordante proviene del escritor Umberto Eco, al afirmar que: "Desde un punto de vista estrictamente crítico... Casablanca es una película muy mediocre e inconsistente". Eco objeta que los cambios en los personajes devienen inconsistentemente, más que como resultado de un proceso complejo: "es una tira cómica, un sancocho, carente de credibilidad psicológica y con escasa continuidad en cuanto a efectos dramáticos".
Lo que vale para que el filme sea tan aceptado pues permite incluir una larga serie de arquetipos: el amor desgraciado, el vuelo, el rito de paso, la espera, el deseo, el triunfo de la pureza, el siervo fiel, el triángulo amoroso, la bella y la bestia, la mujer enigmática, el aventurero ambiguo y el borracho redimido.



¿A ti que te parece, es una película mediocre o un film de culto?


3 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi Casablanca me parece una película excepcional donde se ven comportamientos humanos, sublimes y viles, en unos minutos (como corresponde al cine) pero con una profundidad y una extensión favorecida por el lugar y el momento que la enmarcan que permiten la reflexión del observador así como el gozo de la comprensión en el espectador.

Evidentemente me gusta Casablanca y podríamos hacer una tertulia comentando la película la época, la interpretación, etc.… pro mi autentica motivación para escribir esta entrada es que no me gusta Eco.

No le quito valor como semiólogo y en ningún caso dudo de su grandísima cultura, pero como solo me siento el observador y el espectador a los que antes he aludido, miro al Eco artista y veo un fraude.

Como novelista es un desvergonzado, no opino de su estilo, puesto que no se italiano. Pero si de sus obras:

“El Nombre de la Rosa” es el acontecimiento literario del último cuarto del siglo XX: descubrió al mundo editorial que la gente, presuntamente instruida en realidad no había hecho el bachillerato. Monto una historieta de detectives y la finalizo como un cuento de Las Mil y una Noches y… eso si la ambiento en el fin del medioevo con unos personajes muy malos y otros muy buenos ¡y saco el conejo del sombrero! Vendió toneladas de papel, muchas impresas en latín lengua que en números redondos no conocía ninguno de sus lectores. Y esto no lo hizo por arte sino por su conocimiento de la sociedad y la cultura que le permitieron comprender como se hace para vender libros.

Una vez abierta la caja de Pandora no hay solución. El mundo se lleno de imitadores, en general aun menos capaces que el. Desde el académico Reverte, que como es periodista escribe tan bien crónicas (Territorio Comanche, Un Día de Cólera) como mal novelas (el Club Dumas, por ejemplo). Hasta el pedante insoportable de Jostein Gaarder (El Mundo de Sofía, El Vendedor de Cuentos).

Pero no quiero desviarme del foco de mis iras: un poco después El péndulo de Foucault ¿delirio de erudición esotérica?, sopor de revista de OVNIs y así sucesivamente hasta su “ultimo éxito editorial” La misteriosa llama de la reina Loana (2004) ¿la han leído? Pues no es de lo peor… si tienes setenta años, eres italiano y… te interesa la semiótica. No, claro, una novela no puede ser ¡pero la vende como tal!
¿Y la opinión del observador y del espectador sobre la crítica de Eco?: si no fuera porque sé que sabe de lo que habla la llamaría ignorancia (que es algo que se cura estudiando), así la tengo que llamar envidia (que es algo que se cura amando).

Manuel

Clamoxil dijo...

Film de culto, por supuesto, la he visto unas 10 veces, no por no tener una estructura perfecta va a dejar de ser genial.

Un saludo

eLzO dijo...

Casablanca es un película mítica, inolvidable muchas de las escenas que tiene. Pero siempre es interesante ver diferentes puntos de vista. Poner todo en cuestión te hace apreciar lo verdadero.

Eco es un gran escritor, Reverte también, negarlo seria absurdo. Los libros no han de ser solo para eruditos.

Si no te gusta Umberto Eco, no leas jamas Baudolino, realmente mala.