25 de marzo de 2008

Hildegart: La mujer perfecta


Un brutal caso real que conmocionó a toda la sociedad de la época. La historia de una madre que concibió a la mujer perfecta y su trágico final. El mito de Frankestein se convierte en realidad en este increíble caso.


Hildegart fue una niña prodigio, concebida por su madre como modelo de mujer del futuro. A los tres años ya escribía, y a los ocho hablaba seis idiomas. Se licenció en filosofía y letras, así como en derecho, y cuando murió estaba estudiando medicina. Concebida como experiencia científica, la niña carece de infancia. Se dedica al estudio constante, con dos temas prioritarios: la filosofía racionalista y todo lo relacionado con el sexo. Su madre piensa que es la única forma de que no caiga en la trampa que esteriliza el talento de muchas mujeres.

Separar la vida de Hildegart de la de su madre −Aurora Rodríguez Carballeira−, es prácticamente imposible. Es un caso en el que la realidad supera a la ficción. Como si se tratara de un personaje de alguna novela de García Márquez, Aurora urdió un plan con todo lujo de detalles: daría a luz a una mujer que guiaría a España a un nuevo orden social. Y como no había banco de semen en la época, seleccionó al semental adecuado. Una niña, tal como ella quería, nació el 9 de diciembre de 1914 y el nombre 'Hildegart' −según explicaba su madre− significa 'jardín de la sabiduría'.


Hildegart fue una de las personas más activas de su tiempo en el movimiento por la reforma sexual en la España, y estuvo conectada con la vanguardia europea en ese tema, teniendo correspondencia con Havelock Ellis, de quien era traductora. Además, era una solicitada conferenciante. Mantuvo una extensa correspondencia con personalidades europeas de la época, entre ellas con H. G. Wells admirador de su inteligencia, a quien acompañó extensamente cuando visitó Madrid y cuya pretensión de llevarla a Londres como secretaria dio lugar a las paranoicas conspiraciones de su madre.

Fue concebida en Ferrol por Aurora Rodríguez Carballeira y un padre biológico escogido por ella sólo para ese fin. En su partida de nacimiento consta como Hildegart Leocadia Georgina Hermenegilda Maria del Pilar Rodriguez Carballeira, si bien solamente usó el primer nombre. Su madre siempre dijo que Hildegart significaba "Jardín de Sabiduría" en alemán, pero nada justifica esa afirmación (si bien podría significar virgen heroica, que ayuda en la batalla, pero con una grafía incorrecta).

Fue cofundadora −con el Dr. Gregorio Marañón y otros− de la 'Liga para la Reforma Sexual Española'. Este movimiento consideraba la vida sexual como positiva, defendía la emancipación de la mujer, su acceso a la educación y la igualdad de derechos en general, entre hombres y mujeres. En esta época, España, al igual que Alemania, era un país con ideas muy avanzadas en cuanto a la igualdad entre sexos y a la sexualidad.


Algunos de los títulos de su muy prolífica obra nos resultaban impensables e increíblemente modernos a los interesados por la sexología que vivimos la total censura de la dictadura: 'Educación Sexual', 'La Limitación de la prole', 'Sexo y Amor', 'La revolución sexual', 'Profilaxis anticoncepcional', 'La rebeldía sexual de la juventud', 'El Problema sexual tratado por una mujer española' (1931), que fue reeditada en 1977.


Paradójicamente, los conocimientos de Hildegart sobre la sexualidad eran teóricos. Su madre despreciaba 'el placer animal de la carne' y nunca le permitió intimidad alguna, ni amigos, ni oportunidad de pasar tiempo con un hombre a solas. Havelock Ellis, la llamó "la virgen roja", haciendo referencia a sus tendencias izquierdistas y a su nula experiencia sexual.


Pero el plan de Aurora no salió como tenía previsto. Hildegart se hacía mayor, cada vez demandaba más autonomía y seguramente no le faltaban ganas de experimentar la intimidad sexual sobre la que tanto había escrito. Un amanecer, su madre en la cabecera de su cama, le disparó a bocajarro cuatro tiros mortales. Con 18 años de edad murió asesinada por su madre al alba del 9 de junio de 1933.


Existe una película del año 1977 −'Mi hija Hildegart'−, en la que Fernando Fernán Gómez retrata el drama de esta historia.

¿Qué te parece la historia de Hildegart? ¿Sabias que en los años 30 había mujeres españolas interesadas en la sexología? ¿Y que antes de la dictadura ya había movimientos que promovían el amor libre? ¿Que la lucha por la igualdad de la mujer no es tan nueva como parece? ¿Qué opinas de la madre de Hildegart?.


Caso Abierto: El asesinato de Hildegart Rodríguez



Vía: La increíble historia de Hildegart y su madre desalmada, La asesina de Hildegart , Mi querida hija Hildegart y Toda la verdad sobre el caso Hildegart

4 comentarios:

Chem dijo...

Estoy sorprendido, lo de la libertad sexual en Alemania es bien sabido, ya que siempre han sido vanguardista, pero como se las arreglaron en España en los años 30 con la Iglesia Católica que siempre ha co-gobernado en hispanoamérica??
La madre no quería ninguna hija, era solo un experimento para ella, al ver que falló lo desechó sin más, es una psicópata sin escrúpulos.

Lolo dijo...

De verdad, no conocía nada acerca de esto pero me ha sorprendido muchísimo. Sobre todo a sabiendas de los contínuos terremotos políticos y de estructura política del país en los años 20-30. Una mujer que debió vivir y ser una gran mujer pero la mente irracional de su madre hizo que muriera despiadadamente.

Gracias por contarnos estas historias.

Que sepas que conozco el blog gracias a tu hermana, Eva, pues he trabajado con ella en Rozas y Pelayos.

GRACIAS DE NUEVO

manuel dijo...

Pues si conocía algo de esta historia. En general desconocemos nuestra historia y estamos demasiado influidos por los que quieren distorsionarla: políticos actuales y antiguos, generales trasnochados e historiadores extranjeros decimonónicos.

Lo que se ha llamado la “generación del 98” no es solamente un conjunto de autores literarios sino un deseo de regeneración que embarco a toda España y que la condujo a las mas altas cotas del pensamiento occidental en el primer tercio del siglo XX (Peral, Cajal, Unamuno, Ortega, Menéndez Pidal, Marañon, y un largísimo etcétera) que rompió con la concepción tradicional y aristocrática de la sociedad.

No hablo de la sociedad española que era una democracia salvo en la dictadura de Primo de Rivera sino mundial, en la que es suficiente señalar las grandes potencias de entonces:

Inglaterra: democracia pero con un gran imperio colonial poco representado
Francia: democracia con un imperio muy poco representado
EE.UU. democracia
Alemania: dictadura
Austro – humgria: dictadura
Rusia: dictadura feudal
Imperio Turco: dictadura feudal
Imperio Japones: dictadura

La cultura entonces estaba imbuida aun, en una ideología positivista que creía que el avance tecnológico y social podía modificar el mundo, así se explica el caso de la enloquecida madre de Hildegart que siguiendo la senda de Rouseau y de Nietzsche quiso crear, como una diosa, una súper mujer redentora de la humanidad (o lo que sea), una modesta imagen de su contemporáneo Hitler.

En fin con sus flaquezas y miserias la historia de España del 98 al 36 es probablemente de las más interesantes y aleccionadoras del mundo y en todo caso imprescindible para conocernos.

Un saludo

Manuel

eLzO dijo...

Con comentarios como los vuestros se completa el artículo con distintas visiones y opiniones. Gracias.

Si, mi hermana es la mayora "difusora" del blog. Salu2.

Gracie mile.